Publicidad

Entrevista a Ana García:

Entrevistas

“El anuncio de congelación de las reválidas es un insulto a la inteligencia, una mentira”

Pablo Gutiérrez del Álamo 2/11/2016

Enlarge

Ana García es, además de estudiante de la Escuela Oficial de Idiomas, donde está cursando 3º de Alemán, la secretaria general del Sindicato de Estudiantes. Hablamos con ella unos días después de la huelga que, según afirma, paralizó las aulas del país, y tras la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

¿Qué tal fue la huelga?
Pues la verdad es que ha sido un éxito sin paliativos. Hemos vaciado las aulas y paralizado la educación y, además, de una forma que refleja el ambiente de rebelión que se vive en los centros.
Hemos visto es una respuesta tremenda, no solo en el paro, que se puede decir que fue total.
Estuvo acompañado de unas manifestaciones masivas. En el caso de Madrid se vio de forma evidente. Además, por la tarde, con nuestros padres y profesores. Ha quedado patente, una vez más, que hay un rechazo a las reválidas, a la LOMCE y al modelo que defiende el PP, que pretende expulsar del sistema a los estudiantes de familias humildes.
La educación es una de las conquistas, yo creo que junto a la sanidad, de las más sentidas por la gente porque todo el mundo conoce lo que significa no tener acceso a la edcación y lo que supone en la vida profesional. Nadie está dispuesto a retroceder ni un milímetro en algo tan básico.
Hay disposición a luchar hasta que consigamos lo que queremos.

¿Esperáis un repunte de la protesta? Sí se ha notado un cierto freno en los últimos meses.
Bueno, creo que ya lo ha habido en la última semana, no solo en educación. En primer lugar la huelga estudiantil y en segundo lugar el Rodea el Congreso. Pueden parecer cosas distintas, realmente no lo son. Las manifestaciones en el Congreso reflejan la oposición contra un Gobierno que pretende hacer lo mismo, porque es el mismo gobierno.
Cierto que en los meses previos había habido una bajada de las movilizaciones. Creemos que se debe a que el foco de la gente estaba muy puesto en el parlamento, en que desde allí se podían cambiar las cosas y dar un giro de timón. Pero claro, después de meses en los que no se avanza, la gente ha sacado una conclusión: o nos echamos a la calle o aquí no hay parlamento que vaya a solucionar per se lo que estamos demandando.
Las reválidas han sido un chispazo muy grande para una lucha que va a continuar, no solo en el mundo educativo, si no en general, porque la agenda que tiene el gobierno no es solo aplicar la LOMCE, son recortes de 5.500 millones para empezar. Ya sabemos de dónde va a salir ese dinero: de sanidad y educación. Y este es el primer recorte, porque los acuerdos con Europa no se quedan en essos 5500 millones.

¿Qué opinión te merece el anuncio de congelación de las reválidas del presidente?
Nos merecen dos reflexiones. En primer lugar, que la movilización ha sido un golpe tremendo para el Gobierno Rajoy porque sin ella, no habría tenido que usar el discurso de investidura para hacer referencia tan explícitamente a esta cuestión. Están asustados y no quieren que se repita ni que crezca. Pero se encuetran en el peor de los escenarios posibles: un gobierno débil, que se sostiene malamente.
Por otro lado, lo que dijo el presidente es un insulto a la inteligencia de la comunidad educativa. Es una mentira completa. Cuando salimos a la huelga ya sabíamos, porque así lo pone en el decreto de julio, que este curso no tendrían efectos académicos. Cuando dicen que se alcance un pacto educativo, ¿qué quiere decir? ¿A qué pacto educativo se puede llegar con un gobierno que dice que no va a retirar la LOMCE? En fin, las declaraciones son un poco absurdas en sí.

Ya le dijimos al ministro que mientras no haya un nuevo decreto que anule el de reválidas, seguiremos en la calle, en la lucha.
Les dimos hasta el día de hoy (31 de octubre) para retirarlo: si el lunes esto sigue en pie, salimos a la calle salidmos a la huelga, en el mes de noviembre. Y es lo que nos proponemos hacer. En concreto hemos planteado una fecha, el 24 de nomviembre para volver a salir y, por supuesto, llamaremos a que padres y profesores.

dsc_2972-2

¿Creéis que los sindicatos secundarán esta vez?
Es difícil decirlo. Cuando alertamos a la Plataforma Estatal por la Escuela Pública, el diagnóstico que había era igual. Todo el mundo estaba de acuerdo en lo que significaban las reválidas. Pues perfecto, demos una respuesta a la altura del ataque que enrentamos. Lamentablemente por parte de sindicatos de profesorado se quedaron en un apoyo verbal, excepto en algunas zonas.
Pensamos que no fue suficiente; tiene que haber una huelga estatal de profesorado, de toda la comunidad educativa.
Nosotros vamos a insistir, pero en cualquier caso, lo que percibimos es que la respuesta de los dirigentes no es acorde a lo que hay en el sentir de esas organizaciones. Lo que percibimos es que el ambiente de lucha que se vive entre los estudiantes se vive también entre los profesores y los padres. Pensamos que no hay justificación para decir que no es momento para la huelga, o que hay que esperar.

Publicidad

Para que el SE se sentara hablar con el ministro ¿qué condiciones previas debería cumplir?
Iríamos a trasladarle lo que se ha vivido estos días en la calle y lo que entendemos que es la respuesta de la comunidad eductiva. No vamos a participar en ninguna maniobra para legitimar al ministro ni al gobierno, que es también la razón por la que nos levantamos de la reunión a la que fuimos llamados hace unas semanas.
No tenemos ningún problema en sentarnos a hablar, pero claro, hay cuestiones que son innegociables: la derogación de las reválidas, de la LOMCE y la reversión de los recortes. Lo que encontramos cuando fuimos fue que querían presentar a un ministro distinto, dialogante, razonable, pero nada que ver con la realidad. Lo que había era un intento por utilizar nuestra imagen. A ese juego no jugamos,
No pensamos que este ministro sea mejor que el anterior. Wert tenía un carácter tan arrogante que cada vez que hablaba provocaba indignación, subía el pan… este ministro parece que ha tomado nota y se presenta con un barniz más democrático, pero es también un aristócrata, una persona que no tienen nada que ver con la situación que vivimos la mayoría de los jóvenes.

¿Esperáis algo del nuevo gobierno?
La verdad es que pensamos que la presidencia de Mariano Rajoy es profundizar lo que hemos vivido estos cuatro años.
Su intención sabemos cuál es y la respuesta tiene que ser la que está siendo desde antes de que tomara posesión el presidente: las calles con decenas de miles de personas.
Si ese es el escenario que quieren, pues bienvenidos, ahí vamos a estar en la calle, luchando.

En los ultimos días se ha publicado el dato de que el dato del AET está en el 19,4%. ¿Tiene relación la gestión del Ministerio?
Pensamos que no se debe tanto a la política el Mministerio, si no a la situación general. Hace unos años, cuando la economía estaba en pleno boom, había muchos jóvenes que podían dejar de estudiar y encontrar un trabajo. Eso se ha terminado, no solo para los jóvenes.
Esta bajada del AET se debe a que la gente se agarra a lo que sea para encontrar uns buenas condiciones laborales.
Por otro lado, este dato tiene otra cara. Save the Children explicaba hace unos días que aunque la tasa había bajado, entre las familias desfavorecidas, se disparaba. Eso es lo que pretenden las políticas del PP: que la gente con más dificultades, que viene de familias con problemas económicos producto del paro, la precariedad y todas las lacras que provoca la crisis, se quede fuera. Ese es el modelo que defienden. Que unos pocos puedan estudiar, pero que la inmensa mayoría no.

¿Debería haber alguna prueba de acceso a la universidad, deberíamos volver a la selectividad?
Siempre hemos defendido que el único objetivo de este tipo de pruebas es servir de filtro. ¿Qué sentido tiene la antigua selectividad? Si todos los jóvenes que se presentan a esa prueba ya han aprobado exámenes y han demostrado tener los conocimientos necesarios para acudir a la universidad. Esas pruebas se hacen para establecer unas notas de corte, que no miden la capacidad sino el número de plazas que hay. Es un filtro completametne artificial. Cualquier estudiante que supere el bachillerato tiene que estar en condiciones de estudiar cualquier tipo de carrera porque ha demostrado tener los conodimientos. Esto no tendría que ser así.
Pensamos qu debería haber presupuesto suficiente para que cualquiera que apruebe el bachillerato, pueda estudiar. Lo que pasa es que no ha plazas suficientes, por los recortes.
Defendemos la evaluación contínua de nuestros profesores. Estas pruebas lo que hacen es deslegitimar la labor de los docente.

¿Puede haber tantas plazas universitarias como alumnos demandantes?
Quien nos dice que hay demasiadas universidades y demasiados universitarios realmente es porque tienen una óptica muy determinada. Cuando se nos dice que sobra profesores, médicos, psicólogos, que sobran trabajadores sociales o enfermeras, nos quedamos con cara de tontos. No sé dónde sobrarán porque en mi ambulatorio no sobran, en mi instituto no sobran… faltan muchísimos. No aceptamos esa lógica porque pensamos que no es real.
Según sus intereses hay demasiados universitarios porque piensan que han de ser unos pocos elegidos los que ocupen los puetos de trabajo. Bueno, vale. Nosotros no pensamos que tenga que ser así. La educación ha de ser universal.
Por supuesto que habría dinero suficiente para cubrir plazas para todos, pero para eso hay que tener voluntad política. Aquí hablamos de que el nivel de inversión del PIB es de los más bajos de toda la OCDE.
Si el dinero público se dedicara a cubrir las necesidades sociales, claro que habría, pero este gobierno no está por la labor, y hace justo lo contrario. A nadie se le puede ocurrir ese argumento de que no hay dinero porque es tan obvio, tan, tan obvio que realmente es un poco insultante cuando te plantean ese tipo de argumentos.

¿Cómo veis la situación de la FP?
La situación es que está completamente saturada. Mucha gente ha vuelto a la FP. Muchos jóvenes no pueden pagar 2.000 euros de tasas universitarias y van a un ciclo. Encontramos listas de decenas de miles de no admitidos cada año. En los últimos años se profundiza esa tendencia. La situación es muy caótica. No hay medios suficientes.
La gente quiere estudiar y no puede. Y la que puede, se encuetra unas condiciones indignas, porque no es posible dar así una educación de calidad.
Nos gustaría una FP digna, que no tenemos.

dsc_2973

Publicidad

¿Qué hacemos con la concertada?
Para nosotros la concertada no debería de existir. Habría que integrarla en la pública. No solo para garantizar que el dinero público no se va a los bolsillos de nadie, porque en la concretada hay una parte de beneficio para unos empresarios, si no que debería estar para garantizar unas buenas condiciones que en la concertada no son.

¿Y qué hacermos con la elección de centro?
Es una campaña propagandística del PP pero no es cierto. No hay plazas para los estudiantes. En Madrid hay casos a los que les coresponde un centro y, con este sistema, no hay plazas y han de irse muy lejos de donde viven, con lo que eso supone de gasto, dificultades de todo tipo.
No hay plazas para escolarizar a quienes quiernes ir a la pública y se derivan a la concertada basándose en esta estrategia.
Hay que garantizar es que todos los centros públicos, vivas donde vivas, en Carabanchel, Aluche o el bario de Salamanca tengan unas condiciones dignas y eso, lamentablemente no ocurre.

 

Publicidad
Publicidad

Comentarios

Escribe tu opinión