Familia e infancia

La mitad del alumnado de ESO siente ansiedad ante los exámenes

El 48% de las chicas y chicos de 15 años que hicieron PISA 2015 se sienten ansiosos ante un examen. El 67% algo, aunque lo lleven bien preparado. La OCDE aboga por ambientes más cooperativos y personalizados de aprendizaje.

Enlarge

Fotografía: Javier Moreno BY NC SA 2_0 / Flickr

De PISA pueden extraerse miles de conclusiones relevantes. La OCDE, además de analizar los datos de rendimiento del alumnado, así como su posible relación con su estrato socioeconómico, también pone el foco sobre el bienestar de chicas y chicos a la hora de enfrentar el estudio, en general, en su vida.

De hecho, lo relacionado con lo escolar es uno de los principales indicadores, dice la OCDE, de insatisfacción para los y las jóvenes en España. Y cuantas más horas le dedican al estudio, más frecuente es la ansiedad. Según los datos que recogió en PISA 2015, es mayor en los centros en donde chicas y chicos estudian, dentro y fuera de clase, más de 50 horas semanales. En estos centros los alumnos están más preocupados, 11 puntos porcentuales más.

En cualquier caso, el 48% de chicas y chicos sienten ansiedad a la hora de enfrentar el estudio de cara a los exámenes. De hecho, hasta el 67% del alumnado siente algo de ansia incluso aunque lleve las pruebas bien preparadas.

En la presentación de los datos, Andreas Schleicher, máximo responsable del PISA, aseguró que esta ansiedad no se debe tanto a que haya muchas tareas escolares, sino al tipo de trabajos que se les plantean a los estudiantes. “Los deberes deberían complementar lo que se hace en la escuela, no ser un sustituto. Deberían ser experiencias de aprendizaje diferentes. Por ejemplo, si enseño la gravedad, que los alumnos hagan algún experimento en casa”.

En este sentido dijo Schleicher que los docentes en España crean un buen clima e intentan ser justos y mandan las mismas tareas a todo el alumnado, algo que posiblemente no ayude a que la ansiedad sea menor. “Tal vez se puedan cambiar estos métodos para hacer que no haya estos niveles de ansiedad, con entornos más colaborativos”.

Y las chicas más

Publicidad

Si se desagregan los datos de ansiedad, las chicas destacan, lamentablemente, por sufrir más ansiedad que sus compañeros.

Mientras que en el caso de los chicos de bajo rendimiento el 60% se siente muy tenso al estudiar, en el caso de ellas el porcentaje sube al 69%. En el otro extremo, entre las chicas con un mejor rendimiento en PISA 2015, el 92% se preocupa por las calificaciones. Eso sí, explica el informe, el apoyo de las familias reduce esta tensión.

En la otra punta, se encuentra el hecho de que ellas quieren estudiar una carrera 14 puntos porcentuales más que ellos y que, al mismo tiempo, son menos ambiciosas que los chicos. También 14 puntos.

Destaca la OCDE el grado de sentimiento de pertenencia del alumnado en general en España en los centros educativos. Aunque no encuentra diferencias significativas entre chicas y chicos, sí las encuentra en función del origen de las y los estudiantes.

El alumnado de origen inmigrante de primera generación siente menos pertenencia (17%) que el nativo (9%) pero, matiza a OCDE, el de segunda generación (12%) tiene unos niveles más cercanos a los de los y las chicas nativos. La organización internacional lo achaca a una buena política de integración y destaca, a su vez, que España ha sido uno de los países de mayor acogida en la última década.

Acoso escolar

Publicidad

Este es otro de los puntos a los que mira este documento. Y a cómo influye en los resultados del alumnado. En centros en los que hay más acoso, más del 10% de las chicas y chicos dicen sufrirlo, tienen 21 puntos menos de puntuación en Ciencias en PISA que en los centros en donde menos del 5% del alumnado dice haber sufrido acoso entre iguales.

Según fuentes de la OCDE, en España el acoso escolar que suele medirse, relacionado con la violencia, con los casos más graves, está alrededor del 3%. Una cifra baja. Pero se pide atención mayor en el acoso relacionado conlos psicológico, más allá de los casos en los que unos pegan a otros. Schleicher incidió en la necesidad de que haya una mayor sensibilización en los centros hacia este tipo de comportamientos, “concienciar a los estudiantes y a los docentes”. Según el responsable de PISA, este tipo de acoso genera “un clima de miedo en la escuela, y afecta a la víctima, a sus compañeros e incluso al acosador”.

Parece haber relación, además, entre la implicación de las familias en el proceso educativo y el acoso. Quienes no sienten esta ayuda de sus familias en sus dificultades están dos veces más sometidos a una exposición frecuente a cualquier tipo de acoso.

Y claro, las situaciones de acoso inciden negativamente en la percepción que chicos y chicas tienen no solo de sus vidas, si no de su relación con el instituto. El 28% de los acosados aseguran no estar satisfechos con sus vidas; el 35% declaran sentirse ajenos al centro educativo. Estos porcentajes, en el caso de alumnado que no ha sido acosado, desciende al 8% en ambos casos.

Internet

Entre 2012 y 2015 ha crecido en número de adolescentes que utiliza móviles con Internet en casa. Un 25% en el caso de España, frente al 17 medio de la OCDE. Indudablemente, la Red ocupa buena parte del tiempo libre de chicas y chicos hasta el punto de que el 40% del alumnado navega en Internet, fuera del horario lectivo, más de 4 horas diarias entre semana. De hecho, el 22% del total puede llegar a más de 6 horas en un día.

Publicidad

Estos últimos obtuvieron en PISA 2015 35 puntos menos que sus compañeros que se conectan menos tiempo a Internet. También declararon están menos satisfechos con su vida y son menos participativos en la escuela: “Se observa, dice la OCDE, 16 puntos porcentuales más de probabilidades de llegar tarde a clase y 10 puntos porcentuales más de haber faltado un día que en otros estudiantes”.

Andreas Schleicher apuntó a que este alumnado “se siente más solo, que los compañeros le dejan aislado y piensan más en el abandono o el fracaso escolar”. Y a pesar de que en España, dijo el experto, el clima en los centros es muy positivo, los docentes lo hacen bien en este sentido, el exceso de horas de internet, “la dependencia”, afecta a la integración.

En los últimos tres años, ha aumentado el tiempo en Internet hasta 65 minutos más los fines de semana y 59 minutos entre semana. El 69%, explica la OCDE, asegura sentirse “realmente mal” si no tienen conexión a Internet.

Eso sí, a pesar de que estos datos son preocupantes, Schleicher destacó el hecho de que España es el país en el que mayor sentimiento de pertenencia siente el alumnado cuando piensa en su centro educativo. Y achacó este efecto al profesorado. Afirmó que los docentes aquí están más preocupados en su responsabilidad con respecto a la situación de los alumnos que en la transmisión de conocimiento

Niño rico, niño pobre

El alumnado que pertenece a las familias más adineradas están más contentos con sus vidas. Solo el 7% informa de que no lo está. En el caso de las familias más pobres, el porcentaje de las y los chicos descontentos se duplica. Lo mismo ocurre con quienes declaran estar muy satisfechos con sus vidas. En el caso de quienes más tienen, su número es 11 puntos porcentuales mayor que entre quienes menos tienen.

En una línea relacionada, los chicos y chicas menos favorecidos practican menos deporte en el tiempo libre que lo más favorecidos. Seguramente porque lo hagan en actividades extraescolares que no pueden costearse.

Mención aparte necesita el dato sobre los desayunos. El 19% de las chicas no desayunan antes de ir a clase. El porcentaje es del 11 en el caso de ellos. Además de los posibles problemas físicos que esto pueda suponer, al mismo tiempo, la OCDE establece una relación entre esto y los datos de satisfacción con la vida. En una escala de 0 a 10, quienes no desayunan están un punto menos satisfechos con su vida.

 

Comentarios

Escriu la teva opinió