Publicidad

Derechos

Begoña López
Pedro Badía

La factura que debe entender la OCDE Begoña López
Pedro Badía

Los sistemas educativos deben basarse en los principios de equidad, de justicia social, de solidaridad, cooperación y democracia que con una visión global y una acción local realmente mejoren la vida de las personas.

Enlarge

Fotografía: Oliver Menyhart / Pixabay

A la OCDE le preocupa más que nuestros jóvenes no sepan interpretar una factura a que conozcan las causas de la pobreza, de la explotación infantil y la violencia contra millones de niños y de niñas en el mundo. Es el punto de vista de gobiernos y multinacionales que lideran el mercado a nivel internacional y que difunden que si la ciudadanía hubiese tenido más conocimiento sobre bolsa, las facturas o la economía financiera, la “crisis” no hubiese sido tan virulenta y que los trabajadores desempleados y en precario tienen que ser más emprendedores y competitivos.

Si los alumnos y alumnas de 15 años han sacado 469 puntos sobre competencia financiera, si no saben interpretar una factura de la luz que varía según la potencia contratada, en el mercado libre o regulado, la energía consumida, con el precio del kilovatio (kwh) variable según la franja horaria, con un peaje de acceso que marca el Ministerio de Industria, con pagos que hace la empresa comercializadora a la empresa distribuidora, etc, o si saben o no interpretar las instrucciones del aire acondicionado no tiene absolutamente ninguna relevancia si saben que a una familia no se le puede dejar sin suministro eléctrico durante el invierno, a temperatura bajo cero, donde hay niños que han tenido que ducharse con agua fría, estudiar con gorro y bufanda dentro de casa o alumbrarse con unas velas.

Los que sí tienen esa competencia financiera, los que sí saben analizar productos financieros complejos son los que, practicando un terrorismo económico contra la gente sencilla con su ingeniería social y acoso político, carecen de una práctica ética en la gestión de los servicios públicos, son los que contribuyeron a que la mayoría de la población se encontrara en una situación de crisis insalvable, y ahora quieren buscar las excusas poniendo bajo sospecha a la ciudadanía y al sistema educativo. Nuestro alumnado sí debe estar formado y ser capaz de analizar la falta de ética en una práctica financiera en manos de los que sí tenían una formación y competencia financiera.

La factura que debe entender la OCDE es que los sistemas educativos deben basarse en los principios de equidad, de justicia social, de solidaridad, cooperación y democracia que con una visión global y una acción local realmente mejoren la vida de las personas.

Begoña López. Politóloga.  

Pedro Badía. Secretario de Política Educativa de FECCOO

 

Publicidad
Publicidad

Comentarios

Escribe tu opinión