Noticias

La ministra Celaá anuncia cambios en la LOMCE a corto plazo

El Ministerio pretende cambios en relación a la democracia de los centros, sobre los itinerarios de la ley, la eliminación de las reválidas o del carácter de la religión.

Enlarge

Fotografía: Congreso de los Diputados

El compromiso del PSOE, así como el de toda la oposición, en su momento, era la derogación de la LOMCE desde el primer momento en el que la mayoría parlamentaria así lo permitiese. No ha sido posible. Y es una de la grandes decepciones en muchas de las organizaciones sociales de la educación de la izquierda.

La posibilidad de este cambio legislativo, con los equilibrios parlamentarios actuales y con el tiempo que queda de legislatura se hace imposible. Esta es una de las razones por las que hoy la ministra Isabel Celaá ha querido dejar clara la intención de su Departamente de hacer lo posible para que ciertos aspectos de la actual ley tengan poca repercusión, o ninguna.

Cambios legislativos

Algunos de estos cambios legislativos tienen que ver con bases ideológicas clásicas del PSOE. La democracia dentro de los centros educativos, los itinerarios tempranos o las reválidas son algunos de ellos. Y aquí están algunos de los cambios más significativos anunciados por la ministra.

Según sus palabras, se harán los cambios necesarios (como ya dijera Alejandro Tiana en su toma de posesión como secretario de Estado) para eliminar los itinerarios creados por la LOMCE y que separan al alumnado a partir de los 13 años.

A esto se suma que también se eliminarán las reválidas de la LOMCE, pero no se sabe muy bien cuándo ni cómo. Eso sí, Isabel Celaá señaló que se recuperarán las evaluaciones de diagnóstivco ya creadas en la anterior legislatura del PSOE. Evaluaciones que serían en en 4º de primaria y 2º de secundaria obligatoria con la intención de que la administración conozca la situación de los estudiantes y, sobre todo, para que los centros educativos puedan poner en marcha programas de mejora que puedan solucionar los posibles problemas de resultados.

Otro de los puntos fuertes en relación a los cambios dentro de la LOMCE tiene que ver con poner freno a la escuela concertada, o mejor dicho, al concierto en función de la “demanda social”, un “eufemismo” en palabras de la ministra, que ha servido en algunos territorios para hacer de la escuela pública un subsistema subsidiario.
El objetivo es que la escuela concertada tenga el carácter de llegar allí donde la pública no puede, es decir, ser apoyo a la escolarización.

“La educación pública es la respuesta, aseguró Isabel Celaá, correlativa de la administración para garantizar el derecho a la educación y la cohesión social y el desarrollo cultural”.

Otro de los cambios legislativos, más allá de la LOMCE, tiene que ver con el decreto 14/2012 que supuso el de los recortes más importantes que se dieron en educación, en relación a las ratios de alumno-docente, las horas lectivas de cada docente, la cobertura de bajas, etc.

La ministra Celaá ha asegurado que derogará este decreto. Entre otros objetivos está lla vuelta a las 18 horas lectivas semanales (recordar que la jornada de trabajo docente es de 37,5 horas), así como volver a los 10 días de baja para ser cubiertas.

Formación profesional

Este será uno de los ejes por el que apueste el nuevo gobierno. Así lo ha querido dejar claro la ministra. De ahí, ha asegurado, que la FP esté por primera vez en el nombre del Ministerio.

Una formación que quiere que tenga una mayor relación entre la del sistema educativo y la enfocada al empleo. Por ello ha hablado del diálogo ya abierto con el Ministerio de Trabajo. La idea es consegir mejorar las tasas de la FP de Grado Medio, muy lejos en relación a otros países europeos. Más si se tiene en cuenta el nivel de paro juvenil.

Frente a otras modalidades, como la FP Dual en la que el PP puso tanto acento y que supone el 0,4% de toda la formación profesional, la ministra ha insistido en que el problema, realmente, está en el aumento del Grado Medio. Celaá ha asegurado, además, de que es urgente en frente a la posibilidad de que en los próximos meses u años el sistema productivo acabe volviendo a absorver a parte de los y las jóvenes del sistema educativo para llevarlos a trabajar.

De hecho aseguró que pretenden entablar conversaciones con los empresarios y los sindicatos para hacertodo lo posible para que el mercado de trabajo no vuelva a llevarse por delante a muchos jóvenes atraídos por trabajos no cualificados pero que les garantizan un cierto nivel de ingresos.

Además de esto se plantea la creación, también, de más pasarelas entre estudios para facilitar que el alumnado o no se vaya o pueda volver. También con una mayor apuesta por el reconocimiento de los conocimientos adquiridos enel trabajo.

La religión

Esta, de nuevo, vuelve a la primera línea de las reformas. La ministra de Educación ha asegurado que hará lo posible para sacarla de los centros educativos. De hecho, a anunciado que no contará para la nota, como hasta ahora, y, además, no habrá una asignatura espejo, también como indicaba la LOCME.

El objetivo será una asignatura de valores cívicos y democráticos comunies y para todo el alumnado. Una materia “centrada en los derechos humanos, dijo, y virtudes cívico-democráticas” como se indica, afirmó, en la Declaración de París de marzo de 2015.

Señaló Celaá que espera que esta materia quede fuera de toda polémica por sus contenidos a estas alturas, “y menos cuando lleva años funcionando en Europa”. Clara referencia a la polémica organizada cuando el propio PSOE en el Gobierno aprobó la LOE y con ella la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Otros temas que han llegado al congreso es el necesario aumento de la financiación del sistema educativo, con el compromiso, en el tiempo, de llegar al 5% del PIB.

También la escuela segregada y de las conversaciones que se quieren mantener con estos centros para que abracen la escuela coeducativa, habida cuenta de que la legislación ampara a estos centros y el Constitucional la defienden.

Sobre toda la intervención de la ministra sobrevoló la apuesta por el diálogo. Un diálogo al que el gobierno está obligado para conseguir gobernar el año que le queda por delante, para conseguir llevar a término algunas de las propuestas que lanzó la ministra en el Congreso.

Un diálogo que el Ministerio quiere retomar, también, por vía de la Conferencia Sectorial con las comunidades autónomas.

Publicidad

Comentarios

Escribe tu opinión