Derechos

David Edwards

La jornada mundial del docente: un momento para reflexionar y seguir avanzando David Edwards

Cada vez se hace más hincapié en el pensamiento crítico y en las habilidades de resolución de problemas entre nuestros estudiantes. Pero se presta poca atención a las condiciones laborales de los docentes.

David Edwards

5/10/2018

Publicidad

La jornada mundial del personal docente representa un momento ideal para reflexionar sobre la situación de los trabajadores de la enseñanza de todo el mundo. En esta señalada fecha para los maestros y maestras de todo el planeta, la Internacional de la Educación, el sindicato global de la enseñanza que agrupa a más de 32 millones de trabajadores/as, publica su informe trienal sobre la situación del personal docente.

Todos sabemos que la educación constituye un elemento esencial para mejorar el nivel y la calidad de vida de las personas. Así también lo reflejaron las Naciones Unidas cuando adoptaron los objetivos de desarrollo sostenible, cuya meta es alcanzar un mundo más justo y sostenible de aquí a 2030. Sin embargo, en estos momentos la educación se enfrenta cada vez a mayores presiones y amenazas, en casi todos los países del mundo. El futuro del trabajo, el capitalismo digital, los avances tecnológicos y la creciente desigualdad generan condiciones sistémicas que nos obligan a examinar detenidamente la manera en que nuestros docentes son percibidos y de qué manera reciben apoyo.

Si queremos afrontar el futuro con confianza, es fundamental que analicemos los hechos. Más del 50% de nuestros afiliados informan en el informe de que sus países sufren una escasez de docentes. Este hecho lo corroboran las cifras espeluznantes de la UNESCO sobre niños y niñas sin escolarizar, que se elevan a 263 millones. ¿No es un dato suficiente para entender que necesitamos más y mejores docentes?

Publicidad

Paradójicamente, las condiciones en las que se les requiere que trabajen los y las trabajadores de la educación son cada vez peores, y este hecho es particularmente cierto en el caso de la escuela primaria. No son sólo los docentes los que se ven afectados por esto, sino también los alumnos que deberían estar aprendiendo para poder vivir plenamente en un mundo en constante transformación.

Se habla mucho sobre la cuarta revolución industrial y sobre la necesidad de una fuerza laboral cada vez mejor formada y adaptable. El concepto del aprendizaje a lo largo de toda la vida ya no es nuevo. Cada vez se hace más hincapié en el pensamiento crítico y en las habilidades de resolución de problemas entre nuestros estudiantes. Sin embargo, se presta poca atención a las condiciones laborales o al apoyo profesional que se ofrece a los docentes.

Debemos asegurarnos de que en las aulas la base sea la relación de aprendizaje entre el alumno y el profesor, y por lo tanto las clases deben tener un tamaño razonable, y que los alumnos deben poder ser acompañados por los mismos docentes durante varios años. A medida que aumentan las condiciones de trabajo precarias, la situación se complica, ya que aproximadamente el 50% de los docentes no cuenta con un empleo permanente, según los datos que hemos recabado de nuestros afiliados.

Publicidad

Este informe no puede sino convertirse en una llamada de atención a los Gobiernos que, si bien han integrado en su discurso que la educación resulta esencial para lograr un futuro pacífico y cooperativo, deben invertir su dinero en las promesas que realizan. El aumento de la privatización en el sector de la educación y sus efectos perjudiciales es notorio y cada vez está más extendido, según afirma el 90% de los sindicatos encuestados. Casi la mitad de los padres se ven obligados a contribuir total o parcialmente a los costes educativos de sus hijos/as.

Las desigualdades siguen en aumento. El 79% de nuestros sindicatos afiliados en África informa que los docentes tienen que recorrer largas distancias para poder cobrar su salario. El 64% de ellos afirma vivir en condiciones deficientes, y señala un acceso inadecuado a las instalaciones sanitarias y al agua potable en los centros escolares.

Estas son condiciones que afectan negativamente a toda la comunidad educativa, pero repercuten aún más en las mujeres. La carga de trabajo sigue aumentando, y por ejemplo el 41% de las docentes en Japón declara que su entorno laboral afecta negativamente a sus experiencias con el embarazo y el parto. Todo esto tiene que acabar.
Pese a las adversidades los sindicatos de docentes participan activamente en la defensa de sus derechos y de su estatus. La Internacional de la Educación se une a todos ellos para decir que es hora de invertir en la educación y en los docentes. Es hora de escuchar a los sindicatos de docentes, ya que se encuentran en una posición privilegiada para saber qué está sucediendo en las escuelas y qué apoyo se necesita para que los alumnos reciban una mejor experiencia educativa. Ningún sistema educativo será jamás mejor que sus profesores y profesoras. Y ningún sistema puede triunfar sin institucionalizar un diálogo con los representantes de los docentes que están cada día en las escuelas, universidades y centros de educación especial.

Esto supone implicar a los sindicatos de docentes en el desarrollo curricular y de recursos, negociar con ellos colectivamente, ofrecerles condiciones de trabajo decentes y remunerarlos adecuadamente. El salario sigue siendo el principal problema que afecta a los docentes de todo el mundo. Visto el problema de abastecimiento de docentes a escala mundial, estos problemas no se resolverán con palabras, sino con acciones.

Publicidad
Publicidad

Comentarios

Escribe tu opinión