Publicidad

Opiniones

Carlos Aldana

La pedagogía robada o la pedagogía de quienes no son educadores Carlos Aldana

Ahora las voces sobre la educación de los pueblos provienen de los economistas, de los funcionarios de grandes corporaciones privadas o de organismos internacionales

Carlos Aldana 5/12/2016

Enlarge

cc oecd flickr

No son los pedagogos los que más proponen, hablan o discuten sobre educación. Esa reflexión organizada, creativa, crítica y de propuesta para la transformación de los sistemas educativos en nuestros países, ha sido robada a la pedagogía. Por supuesto que en ello tenemos mucha responsabilidad los hombres y las mujeres que nos dedicamos a la educación. Hemos dejado de alzar la voz frente a las imposiciones, nos hemos adaptado y acomodado, hemos recibido cualquier discurso y lo asumimos como novedoso, aunque para nada se acerque a los cambios profundos que las sociedades esperan de la educación y de quienes se dedican a su estudio y propuesta.

Pero más allá de nuestras propias responsabilidades, no podemos dejar de afirmar que las voces sobre la educación de los pueblos provienen de los economistas, de los funcionarios de grandes corporaciones privadas o de organismos internacionales. De ahí proviene la imposición en nuestro imaginario colectivo, de palabras como la productividad, la competitividad y la innovación, como lo ha afirmado Mª Ángeles Llorente en su libro sobre la escuela pública. Pero de ahí no solo viene la voz, también el dinero que asegura que ella se imponga y se vuelva “ciencia” o “academia”, o “innovación”. Para eso es necesario el aporte funcionarios nacionales que, en resguardo de su trabajo o sus prerrogativas, se pliegan a esos discursos internacionales y tecnócratas que predominan.

También las voces que imponen la pedagogía de nuestros días nacen de empresarios educativos que indican y marcan el rumbo de lo educativo, porque en su aplicación se encuentra la posibilidad del sostenimiento de iniciativas privadas que, en nombre de valores, de aprendizaje tecnológico e innovación, crean el mercado de lo educativo y debilitan la visión del derecho a la educación y de las luchas por conquistarlo y sostenerlo.

Por supuesto que también la pedagogía la vienen imponiendo los individuos y sectores políticos que, simplemente por la posición que llegan a ocupar, creen que saben y dominan todo el mundo de la educación.

Así, lo que hoy se escucha, oye o lee sobre educación con más fuerza, casi no surge de hombres y mujeres que alguna vez hayan vivido en la posición del docente, durante todo un ciclo lectivo. Generalmente con ofrecer conferencias o escribir libros, o incluso con ser docentes universitarios, creen que ya saben lo que es vivir la cotidianidad del mundo educativo. ¿Cuántos de esos creadores del discurso dominante en educación, han vivido las relaciones difíciles con padres y madres de familia, o han vivido la conflictividad que a diario surge, o han tenido que meterse en los problemas emocionales, familiares o socioeconómicos de sus estudiantes, o se han desvelado para preparar estrategias, metodologías y recursos, con todo el amor por sus estudiantes? ¿Cuántos de ellos han aprendido lo difícil y desafiante que es el esfuerzo educador con niños, niñas y adolescentes?

La pedagogía robada es la pedagogía de quienes no son educadores. Por el contrario, la voz de quienes viven con constancia la enorme aventura de educar no se escucha o atiende. No son los docentes quienes generan las principales inquietudes, preguntas o quienes hacen las más importantes sugerencias para el cambio educativo. Ni siquiera sus dirigentes hacen propuestas académicas, profundas y consistentes porque la lucha gremial los ha apartado de la reflexión y la producción pedagógica.

Publicidad

Tenemos muy claro que no es casualidad que el robo de la reflexión, visión y propuesta educativa tenga lugar desde la economía, la política o las empresas. Por eso, es precisamente a ellos a quienes hay que disputar el terreno de la discusión y la reflexión para que la imposición del discurso pedagógico no ocurra sin resistencias, mucho menos sin el sentido de esperanza y reivindicación que necesitamos asumir quienes creamos que es necesaria y posible otra educación. Y otra pedagogía.

 

Publicidad
Publicidad

Comentarios

  • VICTOR RAUL PACHECO TELLO

    El artículo me parece bastante reflexivo y epistemológico, el título no me convence totalmente, pero lo respeto. En cuanto al fondo del asunto es cierto que la gran mayoría de los docentes son responsables de la pérdida de respeto y aceptación de la sociedad, por el tipo de trabajo, casi siempre rutinario, que se realiza, por la falta de innovaciones y creatividad, diría la falta de amor hacia sus estudiantes, falta de identificación con su profesión y otros factores que serían largos de enunciarlos, sin embargo en la ley General de educación y los currículas nacionales se dispone y describe que los PEI y las Programaciones curriculares deben responder a la problemática social, económica, cultural, religiosa y hasta política del país, de la región, de la localidad y de la institución educativa, con participación no sólo del personal educativo, sino de las autoridades, entidades de base, profesionales de todo tipo, industriales, comerciantes.; en la práctica nadie cumple estas disposiciones y por eso es que los economistas, políticos, periodistas se ocupan de la educación de acuerdo a su óptica, pero no con una pedagogía pertinente, pues a no ser ellos profesionales en educación, sus opiniones y determinaciones estarán segadas y/o ajenas a esta importante ciencia. “zapatero a su zapato”.

    05/08/2017
  • susana juarez

    Pedagogía robada y educadores que se han dejado robar, completaría. En México hemos tenido una gran movilización de docentes de educación básica que se han enfrentado a las decisiones gubernamentales de aplicar una mal llamada reforma educativa. Si bien esta movilización en cierta medida responde también a la defensa de ciertos privilegios laborales, no cabe duda que ha sido LA ÚNICA resistencia que el estado mexicano ha tenido. Sorprende la apatía con la que las principales instituciones de este país se han comportado. No nos queda llamarnos robados..

    30/07/2017
  • juvenal

    Pleno acuerdo. Tengo muchos recuerdos de momentos en esta seudo democracia en que los profesores hemos sido llamados a participar y opinar sobre varios temas. Pero, tambien recuerdo que muchos de ellos eran temas ya zanjados y que en un breve tiempo nos enterabamos por la prensa de los acuerdos tomados a puertas cerradas y sin haber considerado las opiniones de los profesores. Una oportunidad reunio a muchos docentes a reflexionar y sugerir cambios a la educacion. Se hizo. Pero el sentido comun dice que se debio analizar las sugerencias de todas las comunas, provincias y regiones. Y, que ademas, eso lleva mucho tiempo. Pero, los acuerdos definitivos salieron solo un poco tiempo despues y con todo el profesorado en contra de los supuestos cambios introducidos en esta mal llamada reforma educacional.

    28/07/2017
  • Consuelo C.

    Muy buen articulo. Una reflexión a una verdad con temas globalizados.

    27/07/2017
  • María de Lourdes Elías Plaza

    Excelente titulo y artículo. Carlos logras expresar el sentir de muchos educadores y educadoras y mi esperanza está en revertir la situación muy bien descrita en tus líneas.

    27/07/2017
  • Reymed

    Naturalmente la educacion ahora más que nunca esta enfocada por entidades bancarias para su manejo y funcionamiento por ende el objetivo ya no es educar sino sacarle el maximo probecho lucrativo posible.

    27/07/2017
  • Norma

    Buen Titulo Educacion Robada ,para mi es lo que no lograron enseñar a los alumnos, a tener amor por su tierra ,a ser respetuosos,a ser perseverantes ,a tener sueños a hablar libremente ,…………a querer mas en la vida a ser Solidarios,en cambio si aprendieron que el ser vivo es inteligente , a robar sin pena, a acomodarse a hacer las cosas por cumplir , nuestra juventud que esta recibiendo .

    27/07/2017
  • Norma

    Educacion robada ,buen titulo para mi eso significa lo que no pudieron enseñar a los estudiantes , a tener pasion por lo que hacen ,a ser solidarios a soñar, a tener esperanza ,a hablar libremente ,a ser perseverantes . …. y tantas cosas que harian que como Peruanos mejoremos . En camvio

    27/07/2017
  • Carlos de Castro

    Recuerdo aquella propuesta que hizo Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, cuando dijo que con cualquier titulación se debería poder acceder a ser maestro haciendo un examen. No sé si a esto se le puede llamar “pedagogía robada”, pero algo de robo sí que debió haber, porque el expresidente está en la cárcel.

    Creo que fue Woody Allen el que decía “En mi casa mando yo, pero mi mujer toma las decisiones”. Algo así nos pasa. Nosotros nos sentimos los dueños de las más altas reflexiones pedagógicas, algo así como “en la Pedagogía mando yo”, pero las decisiones las toman otros (economistas, políticos, etc.).

    26/07/2017
  • judith Flores

    Totalmente de acuerdo.
    Hemos estado pasivos y en espera de que otros nos den pauta para avanzar.
    Vivamos el cambio educativo, educandonos en temas que nos permitan proponer mejoras en nuestros grupos, colegios y estados, para formar un gran país.

    26/07/2017
  • Juan Francisco

    Totalmente de acuerdo; pero también es cierto cómo nosotros mismos y los diferentes medios de comunicación se encargaron de hacernos ver como ineptos; los peores profesionales; eso provocó la falta de respeto de nuestros padres de familia, de nuestros alumnos, y, que la sociedad vea nuestra carrera con desdén. De esta manera muchos jóvenes con un gran potencial para ser maestros, no abrazan esta carrera por sentirla menos. Estimados colegas, es hora de cambiar esta realidad, no esperamos nada de nuestros dirigentes, ni del gobierno; todo depende de nosotros; caminemos hacia la excelencia, caminemos pero con propuestas, y no sólo con lamentos y reclamos.

    26/07/2017
  • Stella Mancuso

    Despertamos colegas!. No dejemos de reflexionar y de actuar en consecuencia.

    25/07/2017

Escribe tu opinión