Opiniones

Julio Rogero

La trampa de la ‘cultura del esfuerzo’ Julio Rogero

La escuela oculta que la desigualdad social de partida cuando se accede a ella determina en gran medida tu futuro, y que no existe la igualdad de oportunidades, sino una falsa meritocracia en la que suelen perder los mismos.

Enlarge

Fotografía: Enric Catalá

Publicidad

El reciente informe de Intermon Oxfam Desigualdad 1 – Igualdad de oportunidades 0: la inmovilidad social y la condena de la pobreza nos dice que esta y la desigualdad son hoy mayores que hace once años, cuando comenzó la crisis económica. La recuperación económica solo ha sido para algunos y el riesgo de pobreza ha aumentado notablemente. Los ricos son más ricos (aumentó su riqueza un 12% en el último año) y los pobres son cada vez más y más pobres. Además, el informe constata que la pobreza se hereda, algo que también indicaba el último informe FOESSA, elaborado por Cáritas: más del 80% de los hijos de familias pobres serán también pobres. Además, se ha producido un efecto de desclasamiento de parte de la población: una de cada seis familias de clase media, que con la crisis cayó en situación de paro y exclusión social, no ha sido capaz de salir de esa situación.

Según El Confidencial (20-1-19), el 18% de la población en España sufre exclusión social y, aproximadamente, 8,6 millones de personas tienen dificultades serias para, por ejemplo, llevar a los niños al cine o comer ternera en lugar de pollo. La realidad es aún más dura para los 4,5 millones que están en situación de pobreza severa, un 40% más que hace diez años.

Publicidad

Estos datos nos llevan a pensar seriamente en muchos de los discursos dominantes sobre el sistema escolar y en la función que juega en la reproducción de las desigualdades o en la apertura de vías para combatirlas. En la dinámica de la sociedad del rendimiento en que nos encontramos, cuando se analizan las causas del fracaso escolar, es frecuente escuchar la misma cantinela que culpabiliza al alumnado por no esforzarse lo suficiente en la escuela o por no ser lo suficientemente inteligentes para alcanzar el éxito. El problema añadido es que muchos de quienes no fracasan escolarmente logran títulos universitarios, saben idiomas, etc. pero también han entrado a formar parte de la clase precaria, con frecuencia, haciendo trabajos de mucha menor cualificación a la que poseen y con sueldos de miseria. A estos también se les acusa de no esforzarse lo suficiente en el mercado laboral para buscar un mejor trabajo, aunque se esforzaron en su paso por el sistema educativo. Eso no contradice los datos que nos indican que quienes tienen estudios universitarios encuentran trabajo antes y en mejores condiciones que quienes se quedaron a medio camino en su paso por el sistema educativo.

Conozco a muchas personas que viven estas situaciones con una gran frustración, sentimiento de culpabilidad y con la profunda impresión de haber sido engañados. Las promesas de “estudia para ser algo en la vida”, “si no te esfuerzas no serás nada” o “te servirá en el futuro” forman parte del gran engaño de una sociedad profundamente clasista, que nos oculta la realidad creada para que unos triunfen siempre y otros sean los grandes perdedores del sistema. Esta es una realidad de la que es difícil salir. Según los informes citados, es como una maldición el nacer en una u otra clase social, en una situación de riqueza económica y cultural o en un mundo de marginación, precariedad o exclusión.

Publicidad

La escuela, ¿qué dice de todo esto? Nada. Bueno, no. Sí te dice que la escuela te ofrece las mismas oportunidades que a los demás si te esfuerzas lo suficiente. Es el elemento más utilizado por el poder para seguir ocultando y reproduciendo la realidad de injusticia social radical de esta sociedad. El mensaje es que sigas esforzándote porque, si no lo haces, no llegarás a ninguna parte. Además, te dice que lo hagas tú solo porque, si lo haces con otros, es posible que se aprovechen de tu esfuerzo y te quiten las oportunidades. Si te esfuerzas y no funciona, siempre puedes buscarte la vida en otros países que te ofrezcan nuevas oportunidades. Del mismo modo, debes esforzarte para ser un buen emprendedor y empresario de ti mismo y explotarte al máximo para poder salir adelante en una economía de buitres carroñeros que compiten, también, en la explotación de otros. La escuela oculta que la desigualdad social de partida cuando se accede a ella determina en gran medida tu futuro, y que no existe la igualdad de oportunidades, sino una falsa meritocracia en la que suelen perder los mismos, porque parten de posiciones de desventaja que el sistema no logra superar. Por eso es también necesario desmitificar la tan vendida “igualdad de oportunidades “ que la escuela dice ofrecer. Esta es imposible mientras no se dé un profundo cambio social en el que se cubran todas las necesidades de todas las familias que hoy se encuentran en situación de desventaja social. Por eso, hablar de este tema con la frivolidad que se suele hacer es cargar en las espadas de la escuela algo imposible de cumplir.

Entonces, esforzarte ¿para qué? ¿Para quién? A la primera pregunta podemos decir, dentro de la lógica dominante, que es necesario esforzarse para adquirir el máximo valor en el mercado laboral; para que, con una mayor formación, puedas competir en una mejor posición en la que el capital saque más plusvalía en la sociedad del rendimiento; para ser más útil al sistema, sobre todo si has aprendido y te has esforzado en ser creativo e innovador. A la segunda pregunta no solemos responder porque nos han hecho creer que el esfuerzo revierte en nosotros mismos, en nuestro propio beneficio. Se nos suele ocultar que el máximo beneficio de nuestro esfuerzo en la economía de mercado capitalista es para los dueños de los medios de producción y consumo. Nos esforzamos para servir a un poder cada vez más difuso, donde los ricos y los explotadores están cada vez más lejos y ocultos de los pobres y los oprimidos, que son los que rentabilizan a su servicio el trabajo individual y colectivo de la mayoría de la humanidad. Son ellos los que dicen con los hechos que cada vez hay una parte mayor de personas descartables, sobrantes e inútiles para el sistema. Son los que se quedan fuera del mercado laboral, fuera de la producción y el consumo porque son insolventes, no aportan “utilidad” y son un lastre para el crecimiento económico y al desarrollo de la sociedad.

Por todo ello, me parece necesario cambiar radicalmente el discurso dominante de la “cultura del esfuerzo” en el sistema educativo. Dicha cultura nos prepara para ser esclavos sumisos al poder, haciéndonos creer que nos esforzamos para nosotros mismos. Por eso crea tanta frustración, culpabilidad y sufrimiento. Nadie dice que no sea necesario esforzarse en el vivir cotidiano, y por supuesto también en la escuela. Pero hay un esfuerzo que nos lleva a ser dominados, es el que nos predican y nos imponen, y otro para ser libres con los demás siendo y viviendo lo que queremos vivir, en una sociedad radicalmente diferente a ésta. Si es un esfuerzo para poder ser nosotras mismas, para desarrollar nuestras capacidades al máximo, nuestra curiosidad insaciable, nuestras inquietudes, nuestra dimensión crítica y creativa, para aprender a convivir, a cooperar, a compartir, a salir de nuestro ego, a cuidar la vida y cuidarnos, a empatizar, a apasionarnos por saber y conocer, por ser justos, igualitarios y fraternos, entonces sí vale la pena ese trabajo, porque nos producirá una gran satisfacción personal y colectiva. No estará basado en el triunfo sobre los demás, sino en la búsqueda colectiva de la equidad, la justicia y la vida buena para todos y todas.

Publicidad

Ese es el esfuerzo que hay que pedir a todos los que formamos parte de la comunidad educativa, no solo al alumnado, como se suele hacer. Nos queda mucho camino por recorrer, pero podemos hacerlo si nos lo proponemos. Es el esfuerzo inclusivo, individual y colectivo, para caminar hacia el cumplimiento del derecho a la educación buscando el éxito de todos. Es el cambio de mirada que a todos nos vendría bien hacer sobre la tan manoseada “cultura del esfuerzo” en la escuela.

Ese esfuerzo, profundamente motivado en cada persona, vale la pena. Lleva consigo grandes desvelos y una sólida voluntad de conseguir metas que nos hagan crecer con los demás en los procesos de humanización progresiva de todas y cada una de las personas. Es el esfuerzo que la escuela pública que queremos debería promover. Esa es la “cultura del esfuerzo” que proponemos, porque queremos vivir de otra manera radicalmente diferente a la que nos imponen. Es el esfuerzo de los que queremos ser libres, para poder desarrollar todas nuestras potencialidades y capacidades en la incertidumbre compartida del vivir cotidiano.

Publicidad

Comentarios

  • Nioto

    Graciela, lo de que llevas más de 20 años en una consultoría de recursos humanos debías haberlo escrito en negrita, con mayúsculas y subrayado.
    Hay demasiada gente que, cuando no repite consignas, simplemente elucubra desde su torre de marfil buenista, lo que les da superioridad de pose, no de autoridad ni experiencia.
    En una tertulia sobre educación tuve que oír a un periodista progresista (perdón por la antonomasia) defender que, si un estudiante de familia rica podía permitirse tardar ocho o diez años en terminar una carrera porque sus padres corrían con los gastos, un estudiante pobre tenía derecho a lo mismo, por lo que no debía perder la beca por mucho que tarde en terminar.
    ¡REIVINDICAR LA IGUALDAD EN PEREZA, INCOMPETENCIA Y PARASITISMO! ¿Así se quieren romper las barreras que impiden el ascenso social?

    21/08/2019
  • Andrea

    El esfuerzo es importante. Pero depende del foco en donde lo dirijas. Si no se educa el esfuerzo en equipo, siempre va a haber una competencia insana e individualismo. Que es lo que se está viendo hoy en día. Si no se esfuerza por crear una educación humanista, dirigida hacia quiénes somos como personas y que si nos equivocamos, siempre tendremos cómo levantarnos, entonces pasa parte de lo que dice el artículo: Desigualdad. Y siempre va a ser meritorio alguien que se levante y vaya hacia adelante.

    21/08/2019
  • Paco

    Lo siento, pero no estoy de acuerdo con este artículo. La educación que intento transmitir a mis hijos es que no fracasa el que no consigue sus objetivos; fracasa el que no lo intenta.

    Si algo tiene la escula pública es que el acceso es practicamente universal independientemente del nivel económico de cada familia y permite que alumnos cuyos padres no tienen recursos obtengan mejores resultados que alumnos con recursos.

    El pasaporte para que nuestros hijos tengan un futuro mejor es el esfuerzo en la educación: esto y solo esto es lo que podrá permitir que puedan decidir su futuro y no conformarse con lo que les depare la vida.

    Vengo de familia humilde dónde mis padres y abuelos no pudieron estudiar: con 10 años ya trabajaban en el campo. ¿No merece la pena que los chavales se esfuercen para labrar su propio futuro? Venga, por favor!!! Basta ya de mensajes de conformismos y echar balones fuera: el Estado favorece la inclusión en el acceso a las escuelas públicas. Aprovechemoslo !!!

    07/05/2019
  • Alfredo López Serrano

    Por cierto, este artículo me ha decidido definitivamente a suscribirme a El diario de la Educación.

    13/04/2019
  • Bux

    Detrás de cada palabra bella suele haber una trampa para engañar al que se deje engañar. Por eso este artículo me parece completamente esclarecedor, al tiempo que ofrece vías para que nuestro trabajo como educadores cobre una dimensión transformadora de una realidad social y económica tan injusta.

    13/04/2019
  • Graciela

    Trabajo en consultoría de recursos humanos desde hace 20 años y desde luego, si necesitas ingenieros industriales junior, miras los perfiles que te llegan de los recién titulados y cuáles tienen mejor formación. Ese tipo de perfiles «ultra formados» gracias a la riqueza de sus padres no es tan habitual y además si han tardado en sacarse la carrera 8 años o han ido a universidades de dudosa reputación, su CV no tiene buena valoración, solo necesito un trozo de CV para identificar a un zoquete. Lo que cuenta este artículo me resulta ajeno, forzado y en definitiva alejado de la realidad. La meritocracia no está sobrevalorada, y me hace sospechar de la suya quien la cuestiona.

    10/04/2019
  • ¡No al fracaso escolar!

    Es la propia «cultura del esfuerzo» la que contribuye al fracaso escolar de estas otras formas: https://fracasoacademico.wordpress.com/2016/04/07/por-que-la-cultura-del-esfuerzo-contribuye-al-fracaso-escolar/

    08/04/2019

Escribe tu opinión