Noticias

Asturias se suma al «calendario francés», con descansos cada siete semanas de clase

Las familias muestran su preocupación por los problemas de conciliación que pueda provocar, siguiendo la experiencia previa de la vecina Cantabria.

Enlarge

Fotografía: Enric Catalá

Publicidad

Este mes de septiembre será el primero en el que el alumnado y el profesorado asturianos tendrán un nuevo calendario. Prevé paradas de una semana cada siete de clases. Muy similar al que se pusiera en marcha en Cantabria ahora hace cuatro cursos.

Se lo conoce como calendario pedagógico o calendario francés. Entre sus características, dejar de guiarse por las festividades religiosas y centrarse en las necesidades pedagógicas del alumnado. El objetivo es que niñas y niños tengan más periodos de descanso a lo largo del curso, así como evitar situaciones como la vivida el curso pasado, cuando la semana santa es a finales de abril y hace del segundo trimestre un periodo muy largo y, del tercero, uno muy corto.

Publicidad

Con este tipo de calendarios se busca una organización más racional del tiempo de enseñanza, limitando los periodos entre descansos a 7 u 8 semanas. Después, una de descanso y vuelta a empezar. De esta manera, se puede controlar la longitud de los periodos lectivos.

Diferencias y similitudes

A diferencia del proceso llevado a cabo en Cantabria en su momento, en el caso del Principado de Asturias, han sido sindicatos y familias las que han tirado adelante la negociación. Según fuentes sindiales, la Consejería de Educación prefirió estar en un segundo plano para que fueran dos de los protagonistas quienes se pusieran de acuerdo. Eso sí, si no lo conseguían, sería la Administración la que pondrían sobre la mesa una propuesa de calendario.

Publicidad

En Cantabria, sin embargo, el Consejo Escolar autonómico tuvo un papel importante en la confección de las propuestas y en la negociación entre la comunidad educativa. Aunque según José Manuel Torres, secretario de su federación de familias tuvieron conocimiento del cambio por los medios de comunicación.

Desde el Consejo Escolar del Principado de Asturias nos confirman que no han elaborado ningún informe sobre dicho cambio en el calendario. Según las fuentes consultadas, no parece que se haya tenido presente el ejemplo previo de Cantabria, sobre todo, por el hecho de que tras el arranque del calendario en la comunidad vecina, desde la Consejería se hizo un informe de evaluación de su funcionamiento. En dicho documento se evidenciaban algunos problemas que, con el tiempo, se han intentado solventar, a juicio de Jesús Gutiérrez, expresidente del Consejo Escolar cántabro.

En dicho informe, entre los problemas más importantes, se encontraba el hecho de que los periodos de descanso se convertían en periodos de más deberes o de preparación para exámenes tras esa semana. Gutiérrez asegura que en los últimos años esta situación se ha paliado de forma importante en los cursos de primaria. En secundaria, aunque ha mejorado, queda mucho todavía. Una cuestión, casi, de convencer y convencerse de la necesidad, por un lado, de una evaluación más continua y de que el alumnado pueda descansar de verdad durante ese tiempo.

Publicidad

Desde la FAPA de Cantabria, José Manuel Torres asegura que el calendario no está funcionando, que no se les ha facilitado evaluación o informe alguno en el que se aborden cuestiones pedagógicas que hayan mejorado con la implantación del nuevo sistema. Asegura que sigue habiendo importantes problemas en relación a los deberes y los exámenes, así como con el mantenimiento de la jornada intensiva en septiembre y junio.

El otro gran escollo sería el relacionado con la conciliación y las dificultades de las familias para poder atender a niños y niñas durante los tiempos de descanso. Según Jesús Gutiérrez, en Cantabria esto ya no es un problema grave. «Nadie habla de ello». Para Torres, el de la conciliación es un problema que se ha creado a partir del nuevo calendario y, aunque entiende que la Consejería de Educación no es la que debe solucionar todo lo relacionado con esto, sí debe cumplir con las promesas de apertura de centros durante los periodos de descanso.

Publicidad

Según comenta el secretario de la FAPA, mientras que el primer año casi una decena de centros educativos sí estuvieron abiertos en la Comunidad, el pasado curso solo lo han hecho dos en Santander.

En cualquier caso, desde Asturias, Borja Llorente, secretario general de CCOO asegura que hay algunas diferencias con el calendario cántabro, relacionadas con las reticencias que la federación de familias asturiana había planteado. En cualquier caso, llegaron al acuerdo finalmente, con siete semanas de clase, una semana de descanso y se mantuvieron los 15 días de parón en Navidad y la Semana Santa completa, y no solo los cuatro días festivos del calendario laboral, como proponían desde los sindicatos.

Publicidad

En cuanto al asunto de los deberes, Llorente remite a las instrucciones de inicio de curso donde se regulan y se estipula que no sean excesivos ni repetitivos. Habrá que esperar al paso de los meses y a ver cómo esa recomendación se aterriza en la práctica cotidiana de los centros.

Desde la FAPA asturiana, Clara Díaz, su presidenta, asegura que finalmente el calendario aprobado está más cerca de las demandas de las familias que de los sindicatos. Aún así, asegura que, como en Cantabria, se ha abierto un frente importante relativo a la conciliación para madres y padres. Díaz, al igual que Torres, pone en duda las razones pedagógicas aducidas, principalmente, por el personal docente y asegura que está más relacionado con una mejora a coste cero de las condiciones laborales (que comprende) del profesorado.

Publicidad

El calendario

Las clases empezaron esta mañana y continuarán sin interrupción hastsa el 30 de octubre, día en el que pararán hasta el lunes 4 de noviembre. El siguiente parón coincidirá con el puente de la Constitución, para volver a cortar las clases durante las navidades (del 21 de diciembre hastsa el 8 de enero). Tras estos días, Carnaval será la fiesta que fije el siguiente periodo de descanso (del 21 al 25 de febrero), para saltar después hasta la semana santa (del 4 de abril hasta el 13). Una vez comenzado el último trimestre, no habrá más descansos fijados hasta la finalización del curso lectivo a finales de junio.

 

 

Comentarios

Escribe tu opinión