Derechos

Mara Nieto

Combatir la violencia de género en el ámbito educativo desde una perspectiva feminista Mara Nieto

Para que tengan lugar situaciones de violencia de género, hay un sistema que las está sosteniendo. Si tenemos en cuenta que la escuela es uno de los contextos de socialización más importante y a través de las dinámicas que tienen lugar en ella podemos estar transmitiendo y repitiendo esas pequeñas violencias más sutiles, es necesario tomar conciencia de cómo ocurre eso para poder cambiarlo.

Mara Nieto

23/11/2018

Enlarge

Publicidad

El próximo 25 de noviembre es el Día Internacional contra la Violencia de Género, efeméride cuyo origen tuvo lugar en Latinoamérica en 1981, y que posteriormente la ONU propuso conmemorar hace casi veinte años.

La violencia de género se define como todo tipo de violencia ejercida contra las mujeres por el hecho de serlo, y constituye uno de los problemas de mayor magnitud a los que se enfrenta la sociedad actual, lo que hace necesaria la conmemoración de este día y la puesta en marcha de estrategias para combatirla. Para ello, es de vital importancia desarrollar actuaciones desde el ámbito educativo.

La mayoría de las personas, cuando piensan en violencia de género, la identifican fácilmente con el maltrato físico hacia una mujer por parte de su pareja o expareja. Y es cierto que una de las manifestaciones más visibles de la violencia de género es el maltrato físico, pero no es la única. No podemos olvidar otras como el maltrato psicológico, sexual o el económico, además de que no tienen por qué darse únicamente en el ámbito de la pareja o expareja. La violencia de género se manifiesta de otras muchas formas, también conocidas, como la mutilación genital, el matrimonio forzado, el tráfico de mujeres, etc. Sin embargo, también tiene otras manifestaciones menos conocidas o que pueden pasar más desapercibidas, como son la violencia institucional, la violencia obstétrica, el acoso callejero o el acoso sexual en el ámbito laboral o en el educativo.

Publicidad

Esas manifestaciones más graves de la violencia de género y, por tanto, reflejo del sistema patriarcal en el que vivimos, tienen su base en esas otras violencias más sutiles o menos visibles que tienen lugar en todos los ámbitos en los que nos desarrollamos como personas, incluida la escuela.

Diversas investigaciones han puesto de manifiesto que entre parejas y exparejas adolescentes tienen lugar situaciones de violencia de género, y que éstas tienen lugar a edades muy tempranas. Cada año hay más denuncias de casos de chicos menores que ejercen violencia de distintos tipos contra sus parejas, exparejas, compañeras… Hay quien interpreta estos datos como si estuviera habiendo un repunte en las agresiones, como un indicador de que está aumentando la violencia de género a estas edades. Sin embargo, también podemos considerar que en los últimos años se está visibilizando más esta problemática, que las y los adolescentes cuentan cada vez con más herramientas para su detección y denuncia, y que la sociedad en general está tomando conciencia de la magnitud de la cuestión. En este sentido, es fácilmente reseñable que las adolescentes y jóvenes están asumiendo protagonismo en la propagación de la lucha feminista, y que cada vez les cuesta menos identificar todos los tipos de agresiones a las que se ven sometidas en el día a día. No sólo son conscientes e incluso conocedoras de situaciones de violencia de género entre sus conocidas y amigas, sino que reconocen otros tipos de violencia fuera de la pareja, como las agresiones sexuales por parte de amigos y conocidos, el acoso callejero, etc. Están participando activamente de los movimientos de apoyo a víctimas de violaciones, agresiones y maltrato, lo que anima a otras mujeres a denunciar estos casos y a luchar en su día a día. También algunos chicos, empujados por sus compañeras, amigas, familiares y por sus propias convicciones y valores sobre la sociedad que quieren, están participando activamente en este movimiento de denuncia, y están desempeñando un papel relevante en la toma de conciencia de sus iguales. Es evidente, por tanto, que los y las más jóvenes están señalando la problemática y están demandando más formación y concienciación.

Si partimos de la idea de que la violencia de género es una pirámide o iceberg del cual sólo somos conscientes de lo que ocurre en la cima, hay muchos aspectos que nos pasan desapercibidos y que sirven como base para esas manifestaciones de violencia, sutiles o más evidentes, de las que hablábamos anteriormente. En esa base podemos identificar, por ejemplo, el lenguaje que empleamos, los espacios en los que nos movemos y la utilización que hacemos de ellos, los conocimientos y las labores que ponemos en valor en esta sociedad (que dejan al margen aquellos que surgen de las mujeres, que invisibilizan las tareas de cuidados, que excluyen las emociones del discurso…), o los mandatos sobre cómo debemos relacionarnos unas personas con otras en función del género, la orientación, la identidad, el origen, la racialización, la clase, las capacidades, etc.

Publicidad

Es decir, para que tengan lugar situaciones de violencia de género, hay un sistema que las está sosteniendo (del cual todas las personas somos partícipes). Si tenemos en cuenta que, desde los primeros años de vida, la escuela es uno de los contextos de socialización más importante de niños y niñas, y a través de las dinámicas que tienen lugar en ella podemos estar transmitiendo y repitiendo esas pequeñas violencias más sutiles, es necesario tomar conciencia de cómo ocurre eso para poder cambiarlo. Por ello, necesitamos contar con estrategias concretas para, por un lado, facilitar esa toma de conciencia propia y de las personas de nuestro alrededor (incluyendo al profesorado, al alumnado, las familias…) y, por otro, para aprender a detectarlas y poder frenarlas.

¿Y con qué herramientas contamos para ello? Diversos organismos y colectivos están elaborando multitud de guías y recursos para detectar situaciones de violencia entre los y las más jóvenes, y para prevenir y educar para la igualdad desde una perspectiva de género. Muchas de estas implican directamente al profesorado como agentes educadores con los que es imprescindible contar en esta labor. Entre ellas, podemos destacar la Guía de buen trato y prevención de la violencia de género. Protocolo de actuación en el ámbito educativo, elaborada por la Junta de Andalucía; o el material para profesionales del ámbito educativo de la campaña “Hay salida” para la prevención de la violencia de género en la adolescencia, desarrollado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Otra de estas herramientas ha sido elaborada por el grupo de género de FUHEM: la guía 71 propuestas para educar con perspectiva de género, que recoge varias estrategias que podemos poner en marcha en los centros educativos en todos los niveles. Esta guía nos ayuda a que reflexionemos y analicemos la realidad educativa actual desde una perspectiva de género. Pero, sobre todo, es un documento que nos invita a la acción, a poner en marcha estrategias específicas en nuestro contexto educativo. En concreto, propone actuar partiendo de cuatro aspectos fundamentales: el reconocimiento de la diversidad, el reconocimiento de las mujeres, la valoración y corresponsabilidad en los trabajos de cuidados, y la convivencia democrática y el empoderamiento feminista. Estos cuatro aspectos se concretan, a su vez, en propuestas en distintos ámbitos relevantes: los objetivos y contenidos del currículo, la metodología y organización del aula, las relaciones, los espacios, el lenguaje y los materiales didácticos. Todas las propuestas persiguen hacernos más conscientes de cómo funcionan nuestras aulas y centros escolares desde la perspectiva de género, identificando esos aspectos de la base de la pirámide en cuya cúspide está la violencia de género.

Publicidad

Comentarios

  • arturo kortazar azpilikueta martikorena

    Es un acto de cinismo estúpido e intolerable condenar la violencia de género dentro del matrimonio en la política y en las manifestaciones en las calles, y no hacer nada para cambiar las leyes que dejan desprotegidos a los hombres cuando les echan a la calle sin tener garantizado un techo, un sueldo digno para rehacer sus vidas y encontrar otro amor con regularidad sexual… de eso no se hace absolutamente nada. Tan sólo leyes represivas, ordenes de alejamiento a la mínima y juzgados que condenen a los hombres con gran rapidez. Y nada más dicen que se lo busquen y que se vayan los pobres hombres con las madres y que carguen con ellos para el resto de sus vidas, que para eso les han parido, que asuman su papel de fracasados antes familiares y amigos, y agachen las orejas y metan el rabo entre las piernas y se jodan, porque tienen toda la culpa de lo que les pasa.

    Lo que yo describo es lo que hacen, cuando se encuentran un caso igual, ponen en marcha su maquinaria judicial, y consiguen el objetivo de expulsar al hombre de su casa, y evitan que la exmujer pague un céntimo de pensión compensatoria… cueste lo que cueste y tarden lo que tarden… El hombre que se larga para siempre, y se desentiende de los gastos de la casa y la manutención de los hijos y no paga, le embargan las cuentas y sueldo, y lo ponen en busca y captura, y hasta lo pueden meter en la cárcel, hay algunos casos… Pero si el hombre está en la indigencia, qué le van a sacar, bastante tiene con vivir en la pobreza absoluta… El sistema culpa al hombre por haber sido su mujer madre de un hijo suyo, como si hubiera cometido un delito, que luego tuviera que pagar, es como si no fuera la mujer la que se hiciera un hijo, si no el hombre… es curioso. Las leyes están fundamentalmente para proteger a la mujer, sus derechos y sus decisiones… es cierto, hay de todo como en botica, pero la inmensa mayoría de las sentencias perjudican a los hombres, porque hay como una especie de discriminación positiva con la mujer, algo parecido que con los negros en Estados Unidos de América.

    Es muy difícil que a una madre le quiten sus hijos y se los den al padre, no digo que no pase en algunos casos, a no ser que sea por fuerza mayor, como alcoholismo, drogadicción, e incapacidad mental de la mujer, o que desatienda a sus niños pequeños o sea rechazada por ellos… que en estos casos incluso los pueden dejar en acogida en alguna institución pública. La custodia compartida es para parejas que tienen un alto nivel de vida para tener dos casas abiertas y cercanas, y pagando los altos gastos que eso supone.

    El maltrato se produce por unas condiciones de suma debilidad del maltratado, porque no puede valerse por sí mismo muchas veces, no puede ser independiente, sea hombre o mujer da igual, de lo contrario no soportaría ni una sola situación de maltrato, a la primera rompería, y tiene que estar atado a algo u alguien aunque no quiera durante mucho tiempo, hasta indefinidamente… Y eso lo genera el propio sistema, la desigualdad existente que lo propicia, y el autoengaño de la gente que se piensa que le corresponde algo cuando en realidad no es así… Esto vale para las relaciones de pareja entre heterosexuales y también entre homosexuales, para el trabajo, y las relaciones sociales, y en cualquier tipo de situaciones en las que las personas tengan que tratarse… Las leyes de violencia de género esconden una discriminación positiva hacia la mujer de los estamentos públicos. No solamente pasa políticamente, si no en la justicia, y sobre todo a la hora de entrar a la administración a trabajar, porque si eres mujer tienes muchas más posibilidades de ser funcionario que si eres hombre, más del triple, solamente hay que ver algunas instituciones en las que las mujeres suponen más del 80% de sus componentes, como seguridad social, hacienda, sanidad, enseñanza.

    Al primer conato del maltrato de cualquier tipo, lo denuncias si eres mujer, te vas y desapareces para siempre… Y si continuas y sigues al lado del maltratador, por tema económico, ya la culpa es tuya, pero lo abandonas absolutamente todo, ni vuelves a comunicarte con el agresor, dejas la casa en el acto, pagas alquileres, y si tienes hijos te los llevas contigo, asumes tu vida y su coste sin pedir nada, y eso sí, no pretendas sacar nada al padre de tus hijos, es lo mejor para evitarlo…

    Llegará un momento que ningún hombre se casará con una mujer ni tendrá hijos con ella, estando el asunto como está tan mal para los varones en las separaciones y divorcios, que se salve su culo cada uno como pueda. Las leyes contra los malos tratos están para eso, para que hombres que no aceptan que les despojen de todo lo que tienen, cuando reaccionen violentamente, meterles en la cárcel, para inferir miedo a los demás hombres si que se quejan o violentan a las mujeres… Hoy día te casas siendo hombre y estas con un pie en la santa calle, trabajes o no, seas bueno o malo, seas mujeriego o fiel, seas lo que seas da igual, te arruinan la existencia y el futuro para siempre… Si a la mujer la dan la mitad del sueldo del marido después de un divorcio a una edad imposible de encontrar un trabajo de calidad pues sí la mujer tiene que pagar al hombre si procede y es justo, se le da la mitad igual.

    Siempre estamos con la misma historia, que si generalizo me dicen algunas mujeres que no les gusta la verdad, que si conoces a fulanito o menganito que se ha quedado con la casa y los hijos, y recibe una parte importante del dinero del sueldo de su exmujer por las pensiones de alimentos y compensatoria, y la madre de los niños va a la calle a vivir de alquiler o a casa de su ama, pero es un caso entre miles, lo normal es que sea el hombre a quien echen y dejen los hijos con cargo a la madre, porque consideran en la justicia y los políticos que son los que hacen las leyes, que es lo mejor para la educación y el futuro de los menores…

    En la administración pública no hay tampoco igualdad de oportunidades, la mujer se lleva la inmensa mayoría de los puestos que no son directivos, tendría que haber oposiciones para hombres que compitan entre ellos por la mitad de las plazas que se convoquen, y oposiciones para mujeres para que compitan entre ellas por la otra mitad… Así habría paridad absoluta. El 50% de hombres y 50% de mujeres en todas las administraciones, tanto local, como autonómica como central, no dejarlo a un examen de oposición, es decir, para eso que compitan hombres con hombres, y mujeres con mujeres como en el tenis… Estamos inmersos en un sistema feminista que tiene una discriminación positiva con respeto a la mujer en todos los ordenes de la vida, en la función pública con más del 70% de las mujeres ocupando puestos fijos, hasta en algunos sectores pasan del 90%, y sobre todo tienen las de ganar, en cualquier litigio que un hombre y una mujer tengan, siempre van a protegerla a ella, tenga razón o no la tenga, eso da igual.

    Cuando las mujeres feministas hablan que quieren la igualdad entre géneros ya, quieren decir en realidad que es para ocupar los más altos cargos en los que se cobran las más elevadas retribuciones en la administración pública, derivados de la acción política, porque los puestos desde técnicos hasta administrativos en el funcionariado público, son ellas las féminas la inmensa mayoría quienes los ocupan… En las empresas privadas, los mejores puestos directivos y en los consejos de administración los ocupan aquellos que tienen más dinero, los grandes accionistas y sus contactos, que en su inmensa mayoría son hombres, ahí no puede hacer nada la ley de igualdad entre géneros, cada uno da su dinero a quien le da la gana, aunque se lo tenga que trabajar… ¿Si no hay igualdad entre personas, cada uno se lo va a llevar en función de sus orígenes familiares y contactos personales y políticos, cómo va a haber igualdad entre hombres y mujeres?.

    En 2018 hubo en el Estado 110.000 separaciones y divorcios aproximadamente, en los que la mayor parte de los perjudicados fueron los hombres, cuando existen menores por medio, perdieron sus casa durante muchos años, incluso décadas, y algunos tuvieron que seguir pagando las hipotecas aunque ya no vivieran allí, y vieron menguados parte de sus sueldos por las pensiones por alimentos y compensatorias… Solamente unos pocos miles fueron encarcelados por malos tratos a sus ex mujeres porque no aceptaron quedarse sin casa y sin mujer, echándoles al mercado del sentimiento en unas nefastas condiciones para rehacer sus vidas, totalmente en la indigencia afectiva y sexual, dejándoles en la pobreza extrema a una buena cantidad de padres… y unos pocos se revelaron violentamente, más o menos 50 casos y mataron a sus esposas, y algunos se suicidaron después… es una proporción pequeñísima del 0,000002%, de los casos un daño colateral asumible por la sociedad, porque por muchas leyes de violencia de género, las mujeres siguen muriendo, por muchas medidas en contra, como órdenes de alejamientos… etc, da igual porque siguen cayendo más o menos las mismas… A mayor numero de denuncias de mujeres contra los hombre por malos tratos, mayores son las cantidades que destina la unión Europea a España… están en juego miles de millones de euros en subvenciones, un gran negocio es lo que es. Por eso hay tanta publicidad institucional en los medios como televisiones y radios contra los malos tratos y animan para que las mujeres denuncien.

    En vez de tanta protesta contra los malos tratos de los hombres a las mujeres, en las calles con manifestaciones, en los medios con programas televisivos y de radio, cambiad la ley, no hay que permitir que ninguna mujer una vez separada se quede con las casas y los sueldos de los hombres que han echado a la calle, con denuncias de violencia de género o no…. En el momento que se inicia los trámites de separación, y hay una denuncia de la mujer contra el hombre, se vende la vivienda conyugal, se reparte el dinero, y cada conyuge con sus padres, el que pueda económicamente que sea independiente, y los hijos que se lo queden la madre y la familia de ella con ayudas públicas para su manutención y educación. Qué no se manipule tanto a los hombres en los procedimientos para dejarles sin nada, ya sea con denuncias, con contratos temporales cobrando miserias o con otros tipos de artilugios legales, y con la espera de años para sacar una sentencia para evitar que la mujer pague pensiones al hombre… Así seguro que se evitaría que una gran parte de mujeres murieran en manos de sus maridos, no me cabe la menor duda… En vez de sacar en las teles las mujeres muertas, este año llevamos 49, creo, las cuentan sin cesar, que saquen los hombres que mueren después de una separación de infartos, cánceres, suicidios etc, que los cuenten, yo conozco varios casos, y ya verás la cantidad de miles de hombres victimas de un mala mujer que les ha destrozado la vida.

    Muchos de los casos de violencia de género producidos por los hombres es por no aceptar que las mujeres quieran separarse de ellos rápidamente, al verse solos y en lo ancho de la calle, sin futuro ni capacidad de rehacer sus vidas, y entonces se vuelven violentos y las matan. Es la pura verdad lo que afirmo… cualquier batalla que entables con una mujer a nivel judicial o político, la tienes perdida de antemano, y como te pongas farruco y pesado, te aplican la ley de violencia de género física y psicológicamente, y te convierten en un desgraciado, que eres repudiado allá a donde vayas por toda mujer que encuentres, estigmatizado de por vida de maltratador.

    La función de un juez no es hacer justicia, sino lo único que hace es encargarse de hacer cumplir la ley, por eso el mayor engaño de las sociedades modernas es hacernos creer a los ciudadanos que lo legal es justo, y no es así, manipulan para que las circunstancias se adapten a la ley que les conviene aplicar en cada momento, el problema es que las leyes y la noción de justicia está establecido por un grupo de personas que lo único que buscan es detentar el poder… no es el acto en si lo que se juzga, porque la ley no nos protege de un hecho aberrante hasta que no sucede, la ley sólo interviene si ese hecho denominado como delictivo, amenaza la voluntad de poder.

    Lo justo sería que en una separación o divorcio todo se repartiera en el acto, en el momento de separarse con la sentencia en mano, que cada uno se buscase la vida, si uno trabaja y tiene un sueldo ya sea hombre o mujer, debería dar la mitad del sueldo a la otra parte, si esta está ya en una edad que no es posible encontrar nada decente, bien pagado y estable por ahí, por encima de los cuarenta y tantos años, y la vivienda por supuesto enajenarla y repartir lo obtenido entre los dos, y si no es posible venderla pues alquilarla y repartir la renta, y que cada uno se vaya a casa de sus padres a vivir, o se vaya de alquiler si pueden costeárselo. Y que la mujer se quede con la custodia siempre, porque detrás de la lucha por las custodias está el usufructo de las viviendas conyugales para no tener que pagar alquileres a costa del que desalojan, que suelen ser los hombres casi siempre… Buscarse la vida con 45 años sin conocer a nadie para que te den un trabajo por ahí gente extraña que sea de calidad y mínimamente pagado estable, es completamente imposible, y menos ahora con los contratos temporales de menos de 900 euros jornada completa, que tanto abundan en la actualidad. A no ser que te metan en la administración pública fijo con una oposición a tu medida con sólo firmar y para dentro, pero eso no lo van a hacer jamás, y que te paguen un sueldo decente para costear todos los gastos que tiene una casa con su hipoteca incluida, así como el coste de los recibos de suministros varios, comida, vestimentas y ocio… Y eso no se hace con 4 duros, se necesitan más de 1500 euros al mes como poco en un lugar, que no esté aislado en medio del campo con cuatro gatos sin servicios públicos, y ese dinero es para tener una casa de poca monta en extrarradio de una gran ciudad, y que no te echen más a la puñetera calle en tu vida a cambio de nada.

    ¿Por qué se tiene que quedar con la vivienda conyugal sin pagar compensaciones al conyuge sacado a la fuerza de su casa porque se haya divorciado o separado, haciendo un prejuicio económico enorme al desalojado?¿con el pretexto de defender a los menores? Si hubiera dos viviendas en propiedad de la pareja, pues sí. Me parece una gran injusticia, así va de mal los matrimonios, los malostratos y la muerte de esposas… muchas mujeres sabiendo esto al casarse, saben que los hijos y la casa la tienen garantizada durante muchos años a cambio de nada. El sistema da pie a la violencia.

    Por muchos años que convivas con una persona, no llegas jamas a conocerla hasta que viene una problemáticas grande como un divorcio. Entonces caben mentiras, engaños, trampas, manipulaciones y todo lo que se puedan imaginar de malo. He aprendido en la vida que no se puede poner la mano en el fuego por nadie, ni aunque fuese tu compañera, amiga, amante y esposa. En esta vida o aprendes a ir con mala leche o te pisan la cabeza, hasta hundirte, sin importar lo que sea, por ahorrarse una pensión compensatoria al expulsado de la casa en el paro, se dicen las mentiras qué hagan falta y todas las denuncias por malos tratos que hagan falta. Pero en esta vida todo se paga y nadie se queda con nada. Espero que haya justicia para con los hombres que han sido vapuleados y dejados en la calle aunque me temo que sea solo divina… Lo peor cuando te separas siendo hombre, es que pierdes tu punto de referencia, tienes una serie de hábitos y conductas que has tenido durante muchos años , y no sabes que hacer con tu nueva vida, te sientes como una burra en un garaje totalmente perdido.

    Los abogados manipulan mucho, dando la vuelta a la tortilla generalmente, convierten víctimas en verdugos, juegan con los sentimientos y las emociones, algunos hasta perjudican a los clientes que les pagan, dicen que sí, que va a ir todo bien y van a ganar sus pleitos o demandas, pero saben a ciencia cierta que no es así, lo hacen para cobrar porque si dijeran la verdad, la gente no les contrataría, y no ganarían dinero… qué para eso están… Todo vale para ganar dinero, no hay ética, y la mentira es la moneda de intercambio, en la mayor parte de los negocios. porque si tuvieran que ganar dinero honradamente, se arruinarían, y tendrían que cerrar todos los negocios… Se gana más por lo que no se dice que por lo que se dice… Yo la experiencia que he tenido es que suelen hablar poco los abogados, se dan mucha importancia, pero no cuentan realmente lo que van a hacer, ni las posibilidades reales que hay. Deberían cobrar en función de los resultados.

    Si eres mujer y has estado más de 16 años cuidando a tu hijo normal o discapacitado, y tu marido te pide la separación o las pides tú, simplemente a los pocos días le embargan la nómina al marido y le echan a la calle de por vida, en una cuantía de la mitad de sus ingresos en la mayor parte de los casos, y no te manipulan ni te hacen trampas y montajes con contratos laborales para conseguir sentencias y perjudicarte quitándote tus derechos conyuales. No es igual la ley para el hombre que para la mujer, es una gran mentira que te venden diciendo que la justicia es la misma para todos… Que se repartan los pisos y los bienes conyugales en el momento de separarse, que no se use a los hombres como monedero para pagar a la mujer por muchos hijos que ellas tengan… La paternidad está en la decisión, que es la mujer la que la toma, ningún hombre puede obligar a una mujer a ser madre de sus hijos si ella no quiere, y en consecuencia ahí está la responsabilidad, es decir del que decide, que es el que debe pagar siempre. El hombre cuando hace sexo con una mujer no lo hace para ser padre, es la mujer quien lo hace con ese fin, y le convierte por decisión propia en progenitor, es decir hacen de un polvo un derecho para la mujer, y así en un futuro sacarle el dinero, con una alta probabilidad de separación o divorcio.

    Para ser beneficiaria de los derechos de la mujer víctima de la violencia de género, basta con una sola denuncia contra un hombre, esté probado o no, sin condena, en primer lugar tiene derecho a cobrar un subsidio de 426 € de forma permanente e indefinida, acceso a una vivienda pública de protección oficial con prioridad y con concesión inmediata, y a una serie de beneficios laborales en caso de trabajar la mujer, como la posibilidad de llegar tarde trabajo sin descontar las horas correspondientes, poder pedir traslados a otras zonas donde la empresa tenga posibilidad de colocar a la mujer, extinción del empleo de forma temporal para que la mujer pueda acceder cuando quiera otra vez con todos los derechos antigüedad y categorías, preferencia absoluta para el empleo público por oposiciones, acesso a estudiar carreras con becas a cualquier edad, derecho a guarderías públicas para los hijos gratuitamente, y sobre todo la vivienda conyugal en uso gratis de por vida o por muchos años.

    Hay unos 9.000 suicidios aproximadamente en el Estado español de ambos géneros, según he leído por ahí, y esto ni se menciona, muchos de ellos de hombres que quedan a mediana edad, de cuarenta a cincuenta y tantos años, en una situación mala para rehacer su vida en un proceso de separación o divorcio, sin casa propia y cobrando una miseria o nada, aquí no se tiene en cuenta los infartos y cánceres que se producen en los hombres mal separados, que pueden ser unos cuantos miles más… Solamente se tienen en cuenta las mujeres muertas, que son de media unas cincuenta al año, por los exmaridos o exparejas, y que te ponen los medios de comunicación hasta en la sopa. Así nos va de mal, seguirán muriendo mujeres y hombres suicidándose por muchas medidas políticas y legales que se pongan, si no se va a la raíz del problema… En los tiempos difíciles la única manera sobrevivir de un desempleo o un divorcio, es en la familia paterna, es hacer de tu casa una fortaleza… Todo el que se siente frágil, débil, asustado de la vida o que se ve en una situación complicada, busca alguien a quien unir su vida, y compartir sus problemas y desgracias, porque todo aquello que se comparte se hace menos pesado, mas llevadero…. es buscar un sentimiento de pertenencia a algo o alguien para no sucumbir.

    Los matrimonios no fracasan porque las parejas se aburran, el fracaso es porque en el noviazgo se finge ser la persona que su pareja quiere que sea y no lo que se es de verdad, se hacen unas expectativas con respecto al hombre no posibles, y luego en la realidad del matrimonio se descubre la farsa… y creer también que la pareja cambiará es otro motivo para fracaso, la gente no cambia al menos en lo importante.

    Cuando te casas, cuando empiezas a vivir, normalmente no tienes nada al ser muy joven, no te ha dado tiempo`a ganar ningún dinero, y te equivocas al pensar que si te va mal el matrimonio, no vas a perder nada porque tampoco tienes nada, pero ahí está el error, porque estás hipotecando tus ingresos futuros y tu vida futura en caso de divorcio al tener algún hijo con alguien que conoces en la calle, ya que pueden pasar de la noche a la mañana a ser extraños tuyos, y todo ese entramado mental, emocional y sentimental, que hace pensar que tienes a alguien o algo, desaparece súbitamente y te quedas en la nada… Lo que tengo muy claro hoy día, bueno, hace muchos años ya, no antes hace 35 años cuando me casé, bueno me casaron, es que no se puede salir de casa de tus padres sin la oposición aprobada, es decir, sin un trabajo fijo y bien pagado, sin que deje de caer el dinero todos meses en cantidad suficientemente elevada que te paguen la titulación universitaria, porque no puedes confiar en la suerte y en la bondad de que alguien te quiera dar algo que valga la pena, porque si no te lo dan, que es lo más seguro que no lo hagan, al final te metes en un martirio de sufrimiento innecesario que te cuesta la salud y fracasar en la vida… No puedes consentir que nadie te meta en su problemática personal, haciéndola tuya, para que cargues con lo que no te corresponde, porque una vez conseguido el objetivo y haber olvidado tu propia vida, te dejan tirado cuando ya no eres útil, habiendo estropeado tu futuro sin solución.

    ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©

    28/02/2019

Escribe tu opinión