Publicidad

Aula

Mercedes Escobar

El conflicto de enseñar a leer y escribir en educación infantil Mercedes Escobar

Los objetivos de aprendizaje de la lectoescritura corresponden a la educación primaria, a pesar de los cual, en el Grado correspondiente no se enseña su didáctica.

Mercedes Escobar 8/5/2017

Todos los años, a estas alturas de curso, se agudiza el estrés sobre las personas de la comunidad educativa que están en el último curso de Educación Infantil. Ahora se hace más palpable la presión para que los niños y niñas lean y escriban, el curso termina y hay que rendir cuentas.

Históricamente la Educación Infantil en España ha estado minusvalorada. Aquí nunca han echado raíces los postulados de la escuela nueva que, ya desde el primer cuarto del siglo XX, coloca al niño en el centro del proceso de enseñanza aprendizaje, haciendo una apuesta firme y seria en el respeto a sus intereses y posibilidades. En los planes de estudio de formación de maestros estos contenidos, y los que provienen del campo de la psicología, son presentados y exigidos a la manera tradicional, es decir, se aprenden de memoria y se escriben convulsivamente en los exámenes correspondientes, sin que conocimiento teórico y práctico confluyan.

Además, en los planes de estudio de maestro especialista en Infantil, no está contemplada la didáctica de la lectoescritura, tiene sentido pues esta etapa, no obligatoria para el alumnado, no tiene entre sus objetivos dicho aprendizaje. Y aquí hemos de hacer un inciso porque la actual ley educativa LOE (2006) sí plantea un acercamiento a este objeto de conocimiento desde las premisas de “iniciarse en los usos sociales de la lectura y la escritura, explorando su funcionamiento y valorándola como instrumento de comunicación, información y disfrute”. La sinrazón aparece cuando Decretos como el de la Comunidad de Madrid de enseñanzas, la concretan malévolamente y desemboca en criterios de evaluación que entran frontalmente en conflicto con los objetivos de la Ley primigenia. Nos referimos a los siguientes:

• Leer letras, sílabas, palabras, oraciones y textos sencillos, comprendiendo lo leído.

• Representar gráficamente lo leído. Escribir letras, sílabas, palabras y oraciones. Escribir los acentos en las palabras. Realizar copias sencillas y dictados de palabras.

En una sociedad letrada como la nuestra, es imposible que los chicos no muestren interés por los textos escritos que están presentes en el aula, es impensable que en un ambiente de calidez no deseen participar de las situaciones de lectura que se les propongan, salvando el hecho de que -en contra de lo que expresan los criterios de evaluación aludidos- leer letras no es leer. Y es que el salto cualitativo que se exige en estos epígrafes no podemos dejar de considerarlo una auténtica aberración. Es más, sería más adecuado pensar que se trata de objetivos de primer ciclo de Primaria o, incluso, de Secundaria.

Publicidad

Al no acotar el concepto de “textos sencillos” es fácil propiciar situaciones muy dispares y también muy desequilibradas como en realidad ocurre en algunas aulas. En esta misma línea, representar gráficamente eso que se ha leído conlleva una complejidad enorme, basta con pensar que la frase sea: “Toma tu tomatito”; bastante usada aún en estas enseñanzas. Ante la exigencia de que nuestras niñas y niños deban escribir los acentos de las palabras solo puede subyacer el enorme desconocimiento que de la infancia tienen nuestros legisladores.

Nuestras autoridades educativas referencian permanentemente los éxitos del sistema educativo finlandés, pero ellas mismas exigen en sus territorios prácticas contrarias. La exigencia de que los niños y las niñas escriban y lean correctamente es un objetivo de la Primaria y es, en los estudio de Grado de maestro de esta etapa, en donde tienen que estar estas enseñanzas y sus didácticas, lo que no ocurre en casi ninguna facultad y así las sucesivas generaciones de maestros salen de ellas sin haberlas cursado. Aquel aprendizaje considerado fundamental por toda la sociedad no es enseñado a los maestros a los que se va a exigir que lo implementen en las escuelas. No es de extrañar que los cursos de primero de Primaria sean los menos deseados y que en muchas ocasiones sean ocupados por maestros interinos que acaban de llegar a los centros.

¿Cómo enseñar entonces a leer y escribir? Muchos profesionales se refugian en su propia memoria y recordando cómo les enseñaron a ellos, perpetúan la práctica dominante de “laemeconlaama”. Las familias, preocupadas, angustiadas y confundidas compran las cartillas y ejercen de maestros.

¿Dónde están la Pedagogía y la Psicología? ¿Qué tienen que decir al respecto? Hay investigaciones definitivas sobre qué procesos cognitivos realizan los chicos y chicas cuando aprenden a leer y a escribir, qué ideas previas tienen sobre el sistema .

Ya en el siglo pasado investigadoras internacionales de la talla de Emilia Ferreiro dieron luz a este proceso. Ana Teberosky participó en una investigación con escuelas catalanas de las cuales se editaron unos materiales, auspiciados por el entonces Ministerio de Educación, que orientaron a muchos docentes en la enseñanza científica de la lengua escrita.

Ahora sabemos que los niños y las niñas tienen ideas propias sobre el lenguaje escrito. Las criaturas, que han elaborado sus propias teorías, a veces con la mera observación del mundo letrado que les rodea, concluyen que “una letra sola no sirve para leer”, y no tiene ningún sentido que nosotros les enseñemos la “a”; porque una sola no sirve… ellos no ven nunca una “a” sola en el nombre de una calle, tampoco en el de una tienda, ni cuando se están tomando un yogur. ¿Por qué seguir enseñándoles de forma aislada la a , e, i …? Piensan que para poder leer o escribir algo tiene que existir una variabilidad, muchas iguales juntas tampoco dicen nada, y no tienen sentido esas “planillas” de renglones llenos de “eeeeeeeeee”, porque no hay ningún escrito en la vida real con una representación semejante. Opinan también, que una palabra para ser leída tiene que estar compuesta por un número mínimo de grafías combinadas, no es de extrañar que si les presentamos “ma”, y nadie antes les ha contaminado, contesten que ahí tampoco dice nada. En todos los casos tienen razón.

Publicidad

Debemos preguntarnos qué estamos haciendo presentándoles los grafemas separados “m”, “p”, “s” o unidos silábicamente en composiciones muchas veces ininteligibles, sin contexto, con la única intención de que repitan una combinatoria fruto del deseo adulto: “mimo a mama”.

En el siglo XXI, cuando todos afirmamos que respetamos los ritmos y necesidades de nuestra infancia, cuando las criaturas son el bien más preciado, a los que nunca expondríamos a situaciones arcaicas referidas a aspectos relacionados con la salud -por ejemplo- les seguimos enseñando a leer y a escribir “como se ha hecho siempre”, obviando las investigaciones. Aquí dejamos esta paradoja.

Afortunadamente no todo es aridez, profesores de la Universidad de Sevilla han editado un riguroso manual hace apenas dos años y seguramente, seguirán existiendo docentes que aporten experiencias justificadas desde la ciencia.

Porque creemos firmemente en las potencialidades infantiles, porque sabemos que estamos ante un sujeto cognoscente que merece todo nuestro respeto y admiración, suscribimos las palabras de Ferreiro y Teberosky (1991) “Enseñar a leer y escribir sigue siendo una de las tareas más específicamente escolares. Además de los métodos, de los manuales, de los recursos didácticos, existe un sujeto que trata de adquirir conocimiento, que se plantea problemas y que trata de resolverlos siguiendo su propia metodología”.

 

Mercedes Escobar es maestra de Infantil y miembro de la Plataforma en Defensa de la Educación Infantil 0-6 años.

.

Publicidad
Publicidad

Comentarios

  • Johnette

    Amazing! Its truly awesome article, I have got much clear idea concerning from this article.t141

    22/07/2017
  • Kellye

    Wonderful goods from you, man. I’ve understand your stuff previous to
    and you are just too magnificent. I really like what you have acquired here, really like what you are stating and the
    way in which you say it. You make it enjoyable and you still take care of to keep it wise.
    I cant wait to read far more from you. This is really a great web site.

    msg15761

    22/07/2017
  • Doreen

    This article will help the internet visitors for setting
    up new webpage or even a weblog from start to end.wholesale football jerseys from
    China

    18/07/2017
  • Juan Manuel Garrán

    Ruego me indique la ruta para descargar el informe de la Universidad de Sevilla. Me interesa mucho. Gracias de antemano.

    11/05/2017
  • Carmen C.

    Muchos años reivindicando a Emilia Ferreiro y siguiendo las propuestas de Myriam Nemirovsky me llevan a decir que enseñar a leer y escribir teniendo en cuenta las ideas de las niñas y los niños es lo mejor que he hecho en la escuela-
    “No sé”
    https://elmarescolorazul.blogspot.com.es/2013/09/no-se.html

    10/05/2017
  • Tyler Durden

    Aclaro: ha habido errores por corrector de teclaro y no revisar erratas:
    Es “Habermas” y no “Hannan” (como parece que se ha autoescrito)

    09/05/2017
  • Tyler Durden

    Es curioso cómo habla esta maestra de investigar los últimos avances educativos y estar al día y nombra ideas de Ausubel (aprendizaje significativo) y el constructivismo con ideas como “poner al niño como centro del aprendizaje”. Pues ambas teorías están a día de hoy comprobadas como erróneas.

    1: Ausubel fue un personaje conocido casi únicamente en España. Fuera de aquí no es conocido dada su nula fiabilidad. En su “aprendizaje significativo” decía que no era posible un nuevo conocimiento sin otro previo, cosa que es falsa. De hecho, de ser así, no podríamos aprender todo aquello nuevo que no conozcamos, y además habría que buscar el origen de ese “primer conocimiento” y explicar cómo se creó si siempre se necesita otro previo.

    2: el constructivismo que decía de poner al niño como pieza clave y el centro del alrendizaje se derrumbó porque decía (como Piaget) que la intervención de un adulto interrumpía el proceso de aprendizaje de los niños y que era el niño en sí el que crea el conocimiento. Esta teoría fue derribada por enormes personajes como Vyhotsky, Hannan y Chomsky que vieron que esto era falso; y que el niño INCREMENTABA su potencial con la intervención de otros y de, sobre todo, adultos. Es decir: se demostró que el conocimiento no lo crea el niño, sino que se crea en conjunto con TODOS aquellos que le rodean en su día a día.

    Para quien esté interesado en investigación, les recomiendo formarse e investigar sobre Aprendizaje Dialógico.

    09/05/2017

Escribe tu opinión