Entrevista a Henry Giroux. Autor y conferenciante:

Entrevistas

«Los maestros son una amenaza porque enseñan a hacer preguntas»

Los maestros son una amenaza para el Estado neoliberal porque enseñan a pensar. El poder financiero intenta controlar la escuela y la universidad con múltiples estrategias. Y a medida que aumentan las especialidades lo hace el analfabetismo en la comprensión del mundo. El neoliberalismo, la inequidad y la corrupción están ganando la partida, dice Henry Giroux, pero todavía queda alguna esperanza.

Víctor Saura 8/11/2019

Enlarge

Giroux,en la UB | Foto: Víctor Saura

Publicidad

Henry Giroux (1943) es considerado como uno de los pensadores más influyentes del mundo en el ámbito de la educación. En su web hay una foto donde se le puede ver de joven con Paulo Freire, de quien fue amigo, colaborador y traductor, y es ahora uno de los grandes albaceas de su legado, como máximo exponente de lo que se conoce como pedagogía crítica. Autor o coautor de más de 60 libros, Giroux pasó por varias universidades de EE.UU. hasta que en 2004 recaló en la Universidad de McMaster, en Canadá, el país de sus padres. Esta semana ha estado en Barcelona, ​​para abrir la 1ª Conferencia Internacional de Investigación en Educación, una iniciativa promovida desde la Red Española de Institutos de Investigación en Educación y que ha organizado el Instituto de Investigación en Educación de la Universidad de Barcelona ( IRE-UB). Conversamos con Giroux justo después del acto inaugural en el Paraninfo de la UB.

Al final de la conferencia se ha referido al profesorado como una amenaza. ¿Una amenaza para quién?

Publicidad

Los maestros son a menudo una amenaza para el Estado, porque tienen el potencial de educar a la gente joven para que sepa hacer preguntas impertinentes. Para las sociedades autoritarias, la alfabetización es un peligro. Y los maestros son un peligro también para las sociedades que creen que la mejor manera de ser un buen patriota es no hacer preguntas. Cuando educas a los estudiantes para hacer preguntas te estás arriesgando, especialmente en aquellas sociedades que hacen todo lo que pueden para transformar la educación en una especie de entrenamiento.

Cuando habla de sociedades autoritarias, ¿en qué tipo de sociedades está pensando?

Publicidad

Los hay de muchos tipos, pero creo que hoy en día lo que vemos son dos cosas. La primera es el colapso de las democracias liberales, por haber pasado a ser sociedades gobernadas por el neoliberalismo. Las políticas de austeridad, autoridad e inequidad masiva, de la riqueza y del poder, de la descapitalización de los bienes públicos, todas estas fuerzas empujan a la sociedad a ser mucho más represiva, más preocupada en el control de la población que en la resolución de problemas. Y, en segundo lugar, estamos viendo el surgimiento de sociedades que básicamente cambian seguridad por libertad. Os daremos seguridad pero no podrá haber libertad. Hablo de la aparición de lo que llamamos democracias en Hungría, Turquía, India, Polonia… En estos países vemos el surgimiento de movimientos sociales de derechas que usan un lenguaje de pureza racial porque básicamente son neonazis disfrazados. Y, cómo no decirlo, en Estados Unidos tenemos un presidente que odia la educación. De hecho, llegó a decir que quería a los ignorantes (uneducated).

¿Esto dijo?

Sí, esto es una cita textual. Y eso se traduce en políticas que vacían de fondos públicos aquellas instituciones que podrían hacer llegar la educación a toda esta gente. A este tipo de cosas me refiero cuando digo que los maestros pueden ser un peligro.

Publicidad

Usted subraya la importancia del lenguaje para entender el mundo, pero ¿no cree que es un abuso del lenguaje hablar de fascismo? Por ejemplo, en el caso de Trump, que está pasando por un impeachment y en caso de que lo supere deberá pasar por unas urnas para ser reelegido, ¿no le parece una exageración?

No creo que sea una exageración, creo que el fascismo llega de muchas maneras. La gente que habla de exageración tiende a pensar que el único fascismo que ha existido fue el de los años 30 y 40 en Europa y de los años 70 en Latinoamérica, y que no se transmuta en otras formas en diferentes sociedades. El fascismo no ha muerto nunca, sino que se esconde entre las sombras. Si crees que el fascismo está muerto en realidad te pasan dos cosas: que te conviertes en su cómplice, y que no puedes aprender de la Historia, has dejado de tener una relación crítica con la Historia. Y eso sí es un peligro.

Publicidad

La gente que vota Trump creció con los sistemas educativos del pasado, mientras que parece que usted nos esté diciendo que en el pasado el mundo era mucho mejor.

Yo no intento absolver el pasado, lo que digo es que estamos enterrando los frutos del pasado, es muy diferente. Trump no es una causa, es un síntoma. Es el síntoma de una sociedad neoliberal en Estados Unidos que tiene un largo recorrido en esclavitud, un largo recorrido en racismo y un largo recorrido en inequidades masivas en la distribución de la riqueza y el poder. En el pasado el neoliberalismo se ocultaba en la sombra, en medio de un lenguaje que reclamaba justicia e igualdad, pero esto ya no le hace falta. El presidente de EEUU ya no reclama la justicia, sino que reivindica la desregulación y la ignorancia. Él es un ignorante.

Publicidad

¿Era tan pesimista hace unos años, cuando Estados Unidos tenía el primer presidente negro de su historia?

Que Obama fuera negro no me hacía sentir optimista, yo era pesimista porque él era un neoliberal. Lo que no supe anticipar es que gente como Obama o Clinton crearon, junto con los extremistas republicanos, las condiciones óptimas para la irrupción de una persona como Trump. Me sorprendió que Trump fuera capaz de usar el lenguaje del populismo teniendo en cuenta lo que representa. Quiero decir, el hombre es un billonario, y en cambio puede hablar de atacar el capitalismo global, y llega al poder y recorta de forma masiva los impuestos a los ricos. Y desregula todas las leyes que ponen límites a lo que pueden hacer las grandes corporaciones. Lo que me impresionó fue hasta qué punto había caído el sistema educativo, y cómo de poderosas eran determinadas formas de educación fuera de las escuelas. En EEUU el aula educativa más popular es Fox News. Rupert Murdoch. ¿Sabe de qué le hablo?

Publicidad

Aquí tenemos otras cosas, pero la conocemos.

Es la emisora ​​con más audiencia. Y el 95% de las emisoras de radio en Estados Unidos son de derechas, propiedad de corporaciones muy poderosas. Los medios de derechas van locos por publicar historias que son totalmente demenciales, teorías de la conspiración y cosas así. Y esto hace que los medios del mainstream parece que sean de izquierdas. De repente, parece que el New York Times sea un oasis donde encontrar verdades, y eso que hablamos de un medio que apoyó la guerra de Irak y que siempre ha estado en la órbita del poder financiero. Los medios alternativos están cogiendo mucha importancia en los últimos 2000 años, y ahora, con Trump, son más importantes que nunca.

Pero, entonces, ¿usted no ve mucha diferencia entre Trump y Obama?

Sí que la veo. Trump es peor. Lo que se debe entender de alguien como Obama, o incluso Hillary Clinton, es que, a pesar de estar sometidos a Goldman Sachs y los intereses financieros, creen en un mínimo Estado del Bienestar. Un mínimo. Creen que no puedes tirar todos los leones, mientras que Trump dice «tire todos los leones». Esta es la diferencia. Los niños pobres con Trump no tienen comida gratis debido a los recortes en el Estado del Bienestar, con él los ataques sobre los bienes públicos son abrumadores. Yo habría votado Hillary Clinton, no porque apoye sus políticas, sino que cualquier persona habría sido mejor que Trump. Lo siento, pero Trump es un fascista, un supremacista y nacionalista blanco. Clinton habría sido el mal menor. Por lo menos, con ella millones de personas que están cayendo en la pobreza habrían tenido un seguro médico. Pero, al mismo tiempo, no creo que ésta sea la única respuesta, no renuncio a una reestructuración radical a cambio de una reforma. La reforma es un tema temporal. Una reestructuración radical es una estrategia a largo plazo. No es lo mismo.

Usted defiende que el gran capital intenta controlar la escuela y la educación superior, una idea que aquí comparte un sector de la comunidad educativa. ¿Me puede decir a través de qué instrumentos se hace esta operación?

Hay muchos. Primero, la privatización. Hay intentos de privatizar la educación pública. En segundo lugar, vacían de recursos la educación pública, y como lo hacen dicen: «¿Ves cómo no funciona?, la única solución es privatizarla». En tercer lugar, imponen grandes restricciones a lo que es el aprendizaje hasta convertir a los maestros en técnicos, con esquemas contables que son enormemente represivos, por decirlo suavemente. En cuarto lugar, crean escuelas charter, y con ello se desvía dinero público a organizaciones privadas. En quinto lugar, se refieren a estas escuelas como «escuelas gubernamentales», con lo que ello implica, ya que cualquier cosa relacionada con el gobierno básicamente se considera malvada. O sea que tienen un montón de métodos para hacerlo. Y aún pueden ir más lejos.

¿Cómo?

Hay que mirar al tema de las clases sociales, que es realmente la categoría que falta en torno a la educación. No es sólo que la gente tenga menos acceso, es que los estudiantes pobres, negros y blancos, están sufriendo en estas escuelas que los hacen formar parte de lo que se conoce como the school-to-prison pipeline (el oleoducto de la escuela a la prisión). Las escuelas se han militarizado. Hay más policía, más medidas de seguridad y se podría ir aún más lejos con la excusa de la violencia que hemos visto en las escuelas en los últimos diez años, desde Colombine. En las escuelas se ha dejado de lado el aprendizaje crítico porque lo importante son las medidas de seguridad. Hay un boom del sector de la seguridad, las escuelas están generando un negocio de millones de dólares para las empresas que fabrican detectores de metales e instalan circuitos internos de televisión. Mientras los directores invierten miles de dólares en cámaras recortan los salarios de los maestros y atacan a los sindicatos de docentes. Todo ello, en el nombre de la seguridad. Por eso las escuelas terminan siendo moldeadas a imagen de las cárceles. Es lo que yo llamo el castigo de la prisión (prison punishment creep), estamos haciendo la mudanza de la prisión en la escuela.

¿Y en la educación superior?

Allí pasan otras cosas. Por ejemplo, ves que se están contratando más burócratas para administrar que profesores para enseñar, en especial en Estados Unidos. El sistema de gobernanza se está modelando según la cultura de los negocios, no según la cultura de la democracia. Cada vez vemos emerger una burocracia más interminable y sin sentido, por lo menos a la educación superior de Estados Unidos y del Reino Unido, donde los profesores ya no tienen tiempo para escribir, y donde cada vez tienen más contratos temporales. Como he dicho en la charla, el 70% del profesorado universitario de EEUU tiene un contrato temporal. Los sistemas de gobernanza son reaccionarios, el profesorado cada vez pinta menos, y el dinero cada vez está menos en las disciplinas de humanidades y más en las relacionadas con el negocio y el capital. Por lo tanto, la universidad está siendo reimaginada como una agente de las corporaciones. En el pasado un ethos democrático guiaba estas universidades, con todos sus problemas, al menos, había un ethos donde había un bien público, pero ahora este lenguaje está tan muerto como el mito de la virgen María.

Giroux, durante la parte de coloquio de la conferencia inaugural

Ha mencionado también, como un aspecto negativo, que el profesor universitario es cada vez más un especialista. ¿A qué se refiere?

Nos están haciendo personas menos cosmopolitas, menos atentas a todo este abanico de realidades que necesitamos aprender para ser capaces de adquirir un lenguaje para la comprensión de la sociedad.

O sea ¿que tenemos más graduados universitarios que nunca pero están poco capacitados para entender la realidad?

Tienen un conocimiento menos exhaustivo sobre el mundo en el que viven. Están atrapados en su especialidad. Y las especialidades en algunos aspectos pueden ser estranguladoras, porque no equipan a los estudiantes para entender el contexto en el que operan estas especialidades. ¿Qué significa ser un doctor y no tener ética? ¿Qué quiere decir que seas un ingeniero armamentístico y no tengas ninguna conciencia sobre el dolor que causan las armas que fabricas? ¿De qué sirve ser un especialista en tantas profesiones y no tener que pensar más sobre desigualdades, pobreza o sobre los desastres ecológicos que están teniendo lugar para acabar con el planeta en 10 años? Todo esto es una forma de analfabetismo. Seguro que es gente muy lista en su disciplina, pero es estúpida en cuanto a entender el mundo en términos globales, mientras se crean las condiciones para que ellos prosperen en su especialidad. ¿De qué te sirve haber sido formado como cirujano ocular si vives en Florida y en diez años ya no lo podrás hacer porque el océano la engullirá?

¿Será esto lo que explica por qué personas con estudios superiores pueden acabar votando Trump?

Esto sería una explicación. Pero creo que hay otra, y es que Trump impulsa unas políticas que benefician a los intereses egoístas de esta gente, como el hecho de pagar menos impuestos. Cuando te defines como un contribuyente y no como un ciudadano, como resultado de la especialización en la que te encuentras, y rechazas considerarte ciudadano, es aquí donde acabas yendo. Te acabas definiendo sólo por tus intereses y dejas de ser un ciudadano para convertirte en un enemigo de la democracia.

¿No cree que en el mundo occidental hay mucha gente que protesta y que, por tanto, se considera muy crítica con el sistema, pero que al mismo tiempo no tiene la más mínima conciencia de que vive en la parte del mundo privilegiada?

La crítica puede servir para la mejora de la humanidad o para tus intereses particulares; claro que se puede ser crítico con algunas cosas y al mismo tiempo muy reaccionario. Porque no eres o no quieres ser consciente de que tus privilegios están basados ​​en la explotación de otra gente. Esto ocurre cuando no puedes entender hasta qué punto está mal repartida la riqueza en este mundo. ¡Hay tres personas que poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial! Este tipo de problemas atraviesan las fronteras nacionales. Aquí hay tres temas: primero, que la gente tiende a pensar en ella misma ante todo; en segundo lugar, que no se da cuenta que el Estado ya no les protegerá más, porque los virus no entienden de fronteras, como tampoco lo haría una guerra nuclear; y en tercer lugar, su crítica contribuye al problema porque lleva a la gente a creer en una justicia propia, basada en una especie de pureza política que en realidad es sólo reaccionaria.

Estaría bien acabar la entrevista con algún signo de esperanza…

Yo tengo mucha esperanza en la gente joven, a raíz de lo que veo que está pasando en Hong Kong o en Chile. También en Ecuador, o en Brasil, o en Estados Unidos o quizás aquí mismo. Estamos al final de un siglo de explotación y contradicciones que la gente no puede soportar más. Mucha gente ya no piensa en mejorar el mundo, sino en sobrevivir. Estamos en la lógica de la supervivencia, y esto empuja a la gente hacia un lenguaje que es muy diferente del que tenía hace años. Creo que los jóvenes, en todo el mundo, empiezan a darse cuenta de que les están robando la democracia. Cada vez hay más gente manifestándose en el mundo contra un sistema económico que es absolutamente explotador, y que está ligado a la corrupción, a las diversas formas de represión policial y gente que pasa hambre porque simplemente no está siendo pagada adecuadamente. Este sistema que pone en peligro el Estado del Bienestar y promueve el auge del Estado del Castigo. Ver toda esta lucha me da esperanza.

Comentarios

  • Hortensia

    Cómo puede el maestro a enseñar a hacer preguntas, cuando por lo general bo está formado en oregubtar?
    Cómo puede un maestro sembrar semillas criticas en sus educandos si no es consciente del ser social que es y de la influencia q tiene.
    Cómo construir nacional idad e identidad, si se carece de ella?
    El fatalismo en su plenitud

    10/11/2019
  • Santiago Hernández

    No entiendo por qué hay personas así. Por qué asumen, que el pensar, el ser crítico y ser progresista e independiente, te separa irremediablemente del estado; del establishment. La verdad, solo está de moda, ser un rebelde sin causa, es bastante ridículo.
    Si las personas pensaran, si analizaran, se darían cuenta que el establecimiento, es la cuna donde todos nacemos y nos convertimos en algo, no debemos cambiarlo, debemos transformarlo, mejorarlo.
    Solo cuando una persona es poca para los problemas, tiene que culpar el neoliberalismo, o a los oligarcas, o a los demás.
    Dividirnos aumenta las brechas, y si preguntar incomoda, estoy seguro, que es porque, o pregunto mal, o no tiene idea de lo que está preguntando.
    Preguntese usted, lea, dude, pregúntese denuevo, lea, y denuevo. Ya puede preguntarle a los demás, y porfavor dejen de decirle a los jovenes que son inteligentes, los están entorpeciendo.

    10/11/2019
  • Beatriz García

    El asunto de no tener conciencia de que somos ciudadanos….. es uno de los principales vacios… que deja la escuela en los primeros años. …. podria llegar a pensar que una gran parte de los colombianos no tenemos conciencia de que es ser ciudadano. tanto que nuestros gobernantes en su mayoria son muy buenas personas son buenos hijos buenos padres buenos amigos en otras palabras ayudan a que su familia salga adelante permiten que sus hijos estudien en los mejores colegios …..hasta con los recursos del estado. ……dejando así de ser buenos ciudadanos
    El asunto es ético.

    10/11/2019
  • Inés

    Qué genio……interpretando «las reglas» del poder e intereses mezquinos de algunos………..gracias x compartir esta entrevista !!!
    SI EL MUNDO ES DE TODOS!!!!

    10/11/2019
  • Antonio Mira

    Yo aún sigo con la esperanza de que los maestros vayamos más allá y que el alumno pueda llegar a plantearse sus propias preguntas, asi tendríamos una educación para la libertad y la transformación!!!

    09/11/2019
  • María

    Muy interesante la información que permite esclarecer puntos de vista que no se tienen en cuenta a la hora de ser críticos de los gobiernos actuales, que aparentan una democracia, disfrazada de oligarquías, dictaduras, inmersas en un Estado de corrupción, donde la sociedad, se deja manipular, por conceptos rebuscados, muy técnicos, que al final sopesan en la sociedad misma que es la que lleva las cargas de impuestos, entre otros. Hoy los jóvenes están despertando ante tales situaciones que atentan contra su bienestar global, medioambiental, educativo, salud y muchas oportunidades con justicia y equidad, mirar el planeta, sus recursos para que la vida continúe. Lamentablemente los gobiernos actuales se reúnen, crean políticas y al final hacen todo lo contrario. ¿Será que piensan que tienen el derecho de llenarse los bolsillos a costa del cuidado, protección y regulación de los recursos de ésta gran casa llamada tierra? Felicitaciones al señor Geraux. Hacer pensar y ser críticos en el buen sentido, es fundamental en este siglo.

    09/11/2019
  • Javier López

    «Los maestros son una amenaza porque enseñan a hacer preguntas»
    Los maestros son una amenaza para el Estado neoliberal porque enseñan a pensar. El poder financiero intenta controlar la escuela y la universidad con múltiples estrategias. Y a medida que aumentan las especialidades lo hace el analfabetismo en la comprensión del mundo. El neoliberalismo, la inequidad y la corrupción están ganando la partida, dice Henry Giroux, pero todavía queda alguna esperanza.

    09/11/2019
  • Olivia Taborga

    Leo esto al mismo tiempo de ver en todas mis cuentas de redes sociales, la tv., radio, etc., como mi país, Bolivia, está convulsionada, por esa última parte: «Estamos al final de un siglo de explotación y contradicciones que la gente no puede soportar más»… en resumen el actual gobierno entro hace 13 años atrás prometiendo cambios equitativos y buscando la reivindicación de los pueblos originarios, se convirtió en todo lo contrario, y no respeta las mismas leyes que ellos mismos aprobaron teniendo a todo el parlamento a su favor. Cambiaron la constitución política y hoy la violan cada día.
    Yo también tengo esperanza en los jóvenes, hay mucho qué hacer en el tema educativo en mi país. Me duele el alma ver como se destruye día a día el clima y sigo tratando de educar en mis aulas… y espero de todo corazón que todos los docentes en el mundo no se rindan, sigamos haciéndolo y no perdamos esa esperanza acompañada de fe en Dios, en la humanidad.
    Gracias por publicar el artículo.

    09/11/2019
  • Gabriel

    Hace reflexionar la vocación ontológica de la educación hoy en día, una educación que ha sido pisoteada por intereses políticos que quieren marcar el egoísmo del individuo-social. Hay que buscar rumbos más esperanzadores, que toquen la transformación verdadera de la educación. Gracias por compartir la entrevista.

    09/11/2019
  • Guillermo

    Buena entrevista y muy adecuada para nuestra realidad colombiana.

    09/11/2019
  • Martha Lucia

    Mi opinion es que existen muchas herramientas que permiten el pensar y el ser, todo depende del nivel de conciencia que tengamos.

    09/11/2019
  • Ale Blancas

    Estoy muy feliz de leer esto. Tristemente me doy cuenta que los jóvenes ahora no tienen sed de aprender y ser agentes transformadores. Trabajo en una escuela y las maestras no tienen ímpetu de aprender. Son recién egresadas y pareciera q no les gusta lo que hacen. Hace falta compromiso. Ser docente es uan tarea hermosa.. Por los granitos de arena q sembramos.

    09/11/2019
  • Danisa

    Me pareció excelente esta nota…soy futura docente y promotora de una educación tranformadora, en el institito donde estudio, tenemos como base una educación de libertad, sin opresiones como decia Pablo Freire, nuestro mayor maestro. Y me preocupan todos estos movimientos sociales llevados a cabo por jóvenes que no solo ponen el discurso, sino el cuerpo, destapando ollas que parecian estar selladas, el postneoliberalismo llego para quedarse, las vendas y las injusticias están cayendo y somos testigos de los cambios que van a surgir… apoyo la educacion publica como herramienta de transformación de vida y pensamiento!!

    08/11/2019
  • Luis

    Un mensaje de un educador que esclarece. Que interpreta los signos de los tiempos.que vive una realidad que es cuestionada permanentemente, sin embargo no se cuestiona las instituciones obsoletas de las Naciones Unidas que le hacen el juego a los grandes acuerdos. ¿Qué hacer con estos mensajes difundido por corporaciones de medios que»filtran»la información y producen lo que el sistema permite?Mientras no se develen los mensajes y decisiones de Davos, de las Cumbres de lo G8, G 20, existirá un superpoder que se impone,que tiene sus expresiones de rechazo en Hong Kong, en Chile y se adapta en Brasil, en Venezuela, en México, en Centroamérica.Es sintomático que en UNESCO no se difundan las últimas públicaciones de su última directora y menos se le cite.¿Por qué? ¿Por qué al docente siempre se le prepara de manera deficiente y él debe cargar todo el peso de una educación digitada por los grandes poderes económicos. Pasamos de la calidad, a la gestión, al emprendedurismo, etc y al maestro se le prepara de manera deficiente, sin una base que le permita pensar, generar nuevos conocimientos. El tema es basto. Qué bueno que publiquen esta entrevista que oxigena y abre espacios., Gracias.

    08/11/2019

Escribe tu opinión