Publicidad

Opiniones

Rosa Cañadell

¿Quién manda en la educación? Rosa Cañadell

La educación no tiene que estar al servicio de la economía, de las empresas o del mundo financiero, la educación tiene que ofrecer herramientas, conocimientos y valores para que todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas .

Estamos en tiempos confusos y, en el ámbito educativo, esta confusión puede terminar por exterminar los principios básicos de lo que debía ser la educación pública: un derecho universal, independientemente del lugar de nacimiento, de su estatus económico y cultural, de su sexo, de su religión, de su orientación sexual o de su identidad nacional.

Una educación garantizada por las administraciones en condiciones de igualdad para todo el alumnado. A favor del desarrollo integral de todos los chicos y chicas. Una educación que impartía conocimientos y saberes, impulsaba valores democráticos y de participación y que dotaba a todo el alumnado de los conceptos fundamentales para entender el mundo y poder criticarlo y mejorarlo. Para ello existían normas básicas, que emanaban de las leyes, y unos ejecutores singulares que eran los profesionales de la educación. Los docentes y el resto de la comunidad educativa participaban en la construcción del conocimiento y adaptaban sus metodologías al alumnado. Los centros públicos eran gestionados democráticamente y el profesorado, como funcionario, tenía libertad de cátedra para impartir su docencia al margen, y a veces en contra, de los gobiernos de turno.

Todo ello está, en estos momentos, en cuestión.

Cada vez más se confunden centros públicos, gestionados públicamente, laicos, gratuitos y democráticos, con los privados que funcionan con los criterios de la patronal, que reciben dinero público y que, en la mayoría de los casos, incumplen la ley: cobran cuotas, seleccionan al alumnado y favorecen la segregación. Hay un interés, cada vez mayor, en presentar a las dos redes como una: “centros sostenidos con dinero público”.

Además, dentro de los públicos se están promocionando centros de diferente calidad: los “innovadores” o “avanzados” y los demás. Ello, unido a la promoción de un inexistente derecho, el de “elegir centro”, da como resultado un aumento importante de la segregación, con una concentración del alumnado por clase social y origen cultural. Lo que es socialmente injusto y pedagógicamente negativo.

Aparecen empresas, bancos y organismos privados que interfieren en la educación: deciden qué hay que enseñar, cómo, con qué metodologías, qué tecnologías utilizar y cómo evaluar. Nunca bancos y empresas tuvieron tanto “interés” en la educación, ni tanto poder para imponer sus principios al margen de unas administraciones que no dirigen pero sí aplauden estas “innovaciones”.

Publicidad

Los organismos privados utilizan dos estrategias: impartir “formación” para el profesorado y elaborar material didáctico. Se supone que ambas son de máxima importancia. ¿Son las empresas, bancos o fundaciones privadas las que deben “definir” el perfil del profesorado y elegir los contenidos? ¿Quién controla esta formación? ¿Quién tiene la prerrogativa de formar al profesorado? ¿Pueden estas organizaciones ayudar al alumnado a tener una visión crítica del funcionamiento de la economía y política actual? ¿Pueden ayudar a educar en la solidaridad y la democracia, en el rechazo a la desigualdad y a la marginación? ¿Qué principios éticos pueden inculcar empresas que sobreexplotan y defraudan a Hacienda o bancos que engañan a sus clientes y desalojan a familias sin recursos de sus casas?

Algunos ejemplos:

  • Fundación Empieza por Educar (del Banco Santander) y Fundación Telefónica lanzan el proyecto Entre Profes, un entorno formativo online dirigido a docentes que trabajan en entornos complejos.
  • EduCaixa es una plataforma educativa que incorpora recursos que explican los conceptos básicos de la economía y las finanzas.
  • CINAIC es el Congreso Internacional sobre Aprendizaje, Innovación y Competitividad. Más que un congreso es una plataforma para divulgar innovación educativa y mejorarla.
  • AulaPlaneta es una plataforma de la editorial Planeta con recursos por cursos, materias y temas
  • Fundación Promete quiere promover un mayor y mejor desarrollo del talento de todas las personas, mediante el diseño y realización de proyectos de innovación educativa y social,
  • Escuelas Creativas un proyecto de Fundación Telefónica en el que se “traslada”, a centros educativos y aulas, la metodología de creatividad e innovación del famoso cocinero Ferran Adrià.
  • La Fundación Amancio Ortega convoca, a través de su Programa de Formación para Profesores, 50 plazas para la realización de un año académico en Canadá. El Programa ofrece formación en técnicas y habilidades de uso transversal en la docencia, y prácticas educativas en centros públicos canadienses.
  • Segunda edición del concurso internacional de enseñanza Global Teacher Prize de la Fundación Varkey, considerado el “Nobel de la Enseñanza”.
  • AltSchool, con el respaldo de inversores como Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, l pretende revolucionar la enseñanza y crear un sistema de aprendizaje personalizado que pueda usarse en cada escuela del mundo.
  • Escola Nova 21: EduCaixa, juntamente con el Centre UNESCO de Catalunya, la Fundació Jaume Bofill y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), impulsa el proyecto Escola Nova 21, una alianza de entidades y escuelas con el objetivo de propiciar acciones de cambio educativo.
  • La CEOE reclama que el empresariado tenga más protagonismo en la gobernanza ejecutiva de la formación, hasta el punto de que pueda participar en la definición de los currículos de grado y posgrado.
  • Design for Change hace su aparición en España en 2011, con la ilusión de contribuir a transformar la realidad educativa de nuestro país. Innovación, emprendimiento social, valores e inteligencias múltiples.
  •  El CETEI es el centro de innovación educativa de la red de escuelas Jesuitas Educación. Su misión es ser y actuar como nodo de reflexión y debate, promoción, transferencia y difusión de las innovaciones educativas, tecnopedagògiques y metodológicas de Jesuitas Educación
  • Escuelas Católicas es la patronal de colegios concertados que ofrece formación.

Pero, no sólo intentan formar al profesorado y vender sus materiales, sino que, cada vez más, entran en las escuelas para propagar sus ideas. Así lo vemos en el ejemplo de la Educación Financiera (EFEC), denunciada una y otra vez por la Plataforma por la Educación en Economía Crítica.

Cuando intentamos ver en qué consisten estas y otras ofertas de formación, de materiales y de propuestas de innovación, nos encontramos con algo insólito: todos proponen lo mismo. ¿No es mucha casualidad que estén tan de acuerdo la OCDE, los bancos, los empresarios, los movimientos pedagógicos a favor de la innovación educativa, las escuelas religiosas y las públicas, las plataformas y fundaciones?

Estas coincidencias se pueden resumir en cinco : 1) El gran fracaso de la educación actual y la falta de preparación del profesorado. 2) La necesidad de cambiar radicalmente las metodologías y pasar a “educar por competencias y por proyectos”.  3) La utilización de las TIC y los medios digitales como herramientas fundamentales. 4) La educación “centrada en el alumno” y la necesidad de adaptar la educación a las “necesidades de la sociedad del siglo 21”. 5) El fomento del “espíritu emprendedor”.

Todo ello, además, no se ha discutido en ningún foro; ha aparecido como una “obligación voluntaria” del profesorado que se ve abocado a poner en cuestión todo lo que estaba haciendo y adherirse entusiasta al diseño que otros han formulado. El profesorado debe aprender de nuevo a enseñar, en sus horas libres y pagando la formación de su bolsillo. Tiene que dedicar horas fuera de su horario para planificar, buscar material y organizar las clases a partir de las nuevas órdenes. ["Es necesario sacar al docente de su zona de confort y ayudarlo a que aprenda a utilizar herramientas tecnológicas…” (Instituto de Innovación en Negocios Educativos); "El problema lo tenemos dentro de la cabeza. No hacen falta más recursos. Hay que aprender a trabajar en equipo, tanto los alumnos como los profesores” (Escola Nova 21)].

Publicidad

Los centros, sobretodo los públicos más marginales, deben hacer un sobreesfuerzo para apuntarse al carro si no quieren ser más marginales y ser tachados de obsoletos.

¿Dónde están los estudios que demuestran que la educación por competencias y por proyectos es mejor? ¿Es todo ello tan “nuevo”?¿Porqué viene de la mano de organismos privados? ¿Por qué, de repente, hay que cambiar horarios, espacios, metodologías y roles sin aumentar recursos ni presupuestos? ¿Es mejor y más avanzado fomentar el espíritu emprendedor que el espíritu crítico? ¿Es mejor la educación financiera que la filosofía, la música o la literatura? ¿Qué significa una educación “centrada en el alumno”?¿Por qué el profesor debe dejar de ser un emisor de conocimientos para convertirse en un guía ¿De dónde aprenderán ahora los conocimientos, de internet?

Pero lo más importante: ¿quién ha decidido todo ello y en función de qué intereses?

Es evidente que la sociedad está cambiando. la educación no puede quedar al margen.hay que mejorarla , pero la falta de discusión y, sobre todo, esta avalancha impositiva de una innovación que surge del mundo empresarial, puede desembocar en un gran fiasco. La sociedad, las familias, y los profesionales no deberían abrazar acríticamente todas estas nuevas directrices. Si dejamos la educación en manos de agentes privados, con intereses muy concretos, estamos hipotecando el futuro de nuestra sociedad.

La educación no tiene que estar al servicio de la economía, de las empresas o del mundo financiero, la educación tiene que ofrecer herramientas, conocimientos y valores para que todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas puedan tener una vida digna, y sean capaces no tanto de adaptarse a un mundo salvaje y competitivo, sino que sean capaces a enfrentarse a él y puedan cambiarlo.

Rosa Cañadell. Licenciada en Psicología. Profesora. Exportavoz del sindicato USTEC•STEs. Miembro de la Comisión Promotora de la ilpeducacio. Miembro fundador del Seminario Ítaca de Educación Crítica (SIEC)

Publicidad
Publicidad

Comentarios

  • sebas

    Edumorfosis, la intención no es atacar ni nada, ni siquiera rebatir lo que dices, mas tu discurso está lleno de los mismos clichés que se vienen contando desde hace ya bastantes años. El gurú pedagógico de turno repite exactamente lo mismo, y la mayoría de los profesores universitarios también. Insisto, es necesaria una real reflexión en torno a este tipo de discursos que están al borde del mesianismo pedagógico. No niego que la sociedad esté cambiando, ni que la escuela deba quedarse en el siglo XX como tu dices. Ojo con los discursos aprendidos.

    25/07/2017
  • ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ

    FUERA LA “CRUZ” (IGLESIA CATÓLICA / OPUS DEI) Y LA “CORONA” (MONARQUÍA BORBÓNICA Y FRANQUISTA) -EL NACIONALCATOLICISMO- DE LAS HISTÓRICAS LIBERALES, DEMOCRÁTICAS, REPUBLICANAS, SOCIALISTAS Y EXILIADAS “RESIDENCIA DE ESTUDIANTES” DE MADRID Y RESIDENCIA DE “SEÑORITAS”.

    MÁLAGA, A 27 DE JULIO DE 2017.

    ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ
    (HIJO DEL EXILIO REPUBLICANO, SOCIALISTA E “INSTITUCIONISTA” ESPAÑOL).

    ¡¡¡ VOLVAMOS AMOROSAMENTE LOS OJOS A NUESTRA COLINA DE LOS CHOPOS… !!! 

    “REIVINDICACIÓN” PÚBLICA: NECESIDAD Y URGENCIA DE LA “RECUPERACIÓN” DEFINITIVA DE LA VERDADERA “MEMORIA HISTÓRICA” (HISTORIA) E IMPORTANTE “LEGADO” (HERENCIA) INTELECTUAL (EDUCATIVO, CULTURAL, CIENTÍFICO, SOCIAL) Y ÉTICO; Y, TAMBIÉN, DEL “RESTABLECIMIENTO” (REAPERTURA), LA CONTINUIDAD, EL DESARROLLO Y EL PROGRESO DE LAS HISTÓRICAS “RESIDENCIA DE ESTUDIANTES” DE MADRID Y RESIDENCIA DE “SEÑORITAS” -COMO RESIDENCIAS UNIVERSITARIAS PÚBLICAS- PARA EL PRESENTE Y FUTURO DE ESPAÑA. CIERRE -INMEDIATO- DE LA ACTUAL RESIDENCIA (NO DE ESTUDIANTES) DE MADRID (CSIC-OPUS DEI) (ESCAPARATE COMERCIAL PSEUDOCULTURAL) DE LA ESPAÑA “OFICIAL” (NACIONAL), FRANQUISTA, MONÁRQUICA Y CATÓLICA; Y, RECUPERACIÓN DE LA ANTIGUA SEDE DE LA RESIDENCIA DE “SEÑORITAS”, OCUPADA ACTUALMENTE POR LA FUNDACIÓN “ORTEGA-MARAÑÓN” (DE LA ESPAÑA “OFICIAL” (NACIONAL)).

    DON ALBERTO JIMENEZ FRAUD (MÁLAGA, 1883 – GINEBRA, 1964), Y LAS LIBERALES, DEMOCRÁTICAS, REPUBLICANAS, SOCIALISTAS Y EXILIADAS ENTIDADES O INSTITUCIONES EDUCATIVAS, CULTURALES, CIENTÍFICAS, SOCIALES, TOLERANTES, LAICAS, COEDUCATIVAS Y ÉTICAS: LA “INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA” (ILE); LA “RESIDENCIA DE ESTUDIANTES” DE MADRID; LA RESIDENCIA DE “SEÑORITAS”; Y, EL INSTITUTO-ESCUELA.

    Palabras de D. Bernardo Giner de los Ríos (Málaga, 1888 – México, 1970) en el “Homenaje a la memoria de D. Alberto Jiménez Fraud (Málaga, 1883 -Ginebra, 1964)”, director de la “Residencia de Estudiantes” de Madrid (desde 1910 hasta 1936), en el Ateneo Español de México (México, D. F., 22 de mayo de 1964).
     
    “El entonces joven Alberto Jiménez dialogaba con un viejo, cuya juventud espiritual era tan extraordinaria, que ha dejado una huella profunda en todos los que nos consideramos privilegiados en la vida por el mero hecho de haber sido sus discípulos. Eso, eso mismo, fue lo que le pasó a Alberto en aquellos años decisivos para él, y para lo que iba a acometer, después, en 1910. La amistad, pues, con don Francisco y, como consecuencia de ella, con el señor Cossío (con cuya hija, Natalia, llegó a casarse años después), tan presente, como muchos han observado, en las orientaciones de tipo cultural, especialmente artísticas, de la Residencia, constituye otro antecedente que explica muchas cosas también.
     
    Con estas premisas (decía yo, poco más o menos, el otro día), es ya fácil comprender todo lo que sucedió. Salido al extranjero a estudiar las Residencias de Estudiantes en Europa, vuelve a Madrid, y funda la citada “República de la calle de Serrano” y, seguidamente, acomete el ensayo oficial de la Residencia. En 1915, es la época heroica, por el esfuerzo que hizo Jiménez, y gloriosa por el éxito creciente, que va desde 1915 a 1936, sin interrupción, en que la guerra, como hizo con tantas cosas nuestras, colapsa la labor. 
     
    Digo que sólo quedó colapsada, pues la labor ha continuado fuera de la Residencia. Aquel espíritu de la casa está vivo y lo llevamos dentro los que fuimos Residentes. En el interior de España, ese espíritu y esa devoción por la obra, y por la persona de Jiménez, no sólo no han muerto, sino que subsisten pujantes. Buena prueba de ello es que, antes de caer enfermo, se disponía ya, a requerimiento de un grupo de antiguos Residentes, a continuar las publicaciones de la Residencia, en espera de días mejores en que pudiera seguir la labor dentro de la Residencia misma.
     
    Sólo por ello, aparte de la inmensa labor que deja hecha, la figura de Alberto Jiménez quedará para ejemplo y estímulo de las nuevas generaciones que, en España, tanto esperaban de él… y (esa juventud) sabrá aprovechar la gran lección liberal, humana, de gran categoría moral, que representa la figura de Alberto Jiménez Fraud” (págs. 72-75). 
     
     
    (“A la memoria de D. Alberto Jiménez Fraud”. Publicación de la “Corporación de Antiguos Alumnos de la Institución Libre de Enseñanza, el Instituto-Escuela y la Residencia de Estudiantes de Madrid. A. C. Grupo de México”. México, D. F., 1964).

     
     
    “PROMESA DE FUTURO”.
     
    “HABLAREMOS de esto dentro de cincuenta años”, solía yo responder, poco después de 1910, cuando fieles amigos de la Residencia, comentando los primeros pasos felices de nuestra institución, trataban de convencerme de que debíamos hablar públicamente de lo que ellos llamaban nuestros éxitos. Ahora, en este año de 1960, se cumple el quincuagésimo aniversario de nuestra fundación: es el año en el cual creía yo que todos los Residentes reunidos podíamos volver los ojos al camino recorrido, examinar la obra hecha y juzgar si los esfuerzos realizados eran dignos del programa al que la Residencia, en el momento de su creación, había prometido sujetarse, ofreciendo consagrar a él una devoción animada por un entusiasta impulso.
     
    Lejos estábamos en aquellos años de pensar que nuestra obra, nacida en la propicia atmósfera liberal que en España y en Europa entonces se respiraba, había de quedar truncada. Era una atmósfera afirmativa de los principios democráticos, y creyente de que un pueblo entero podía participar de la vida política, si el sentido de la cosa pública estaba difundido ampliamente, y si la educación preparaba al gobierno del Estado por medio de la discusión y de la persuasión las cuales llevan consigo un poder moralmente regenerador, que infunde vida y hace fructificar las instituciones, y que puede conducir a un nivel de moral pública capaz de afirmar normas de conducta política cercanas a las que rigen, o todos creemos que deben regir, las relaciones privadas.
     
    Se abrigaba en aquellos años la esperanza de lograr un acercamiento al ideal del Estado tolerante y respetuoso con las diferencias individuales, con la libertad de las opiniones y con la independencia de los ciudadanos; del Estado no opresivo, y dispuesto a aumentar en lo posible el grato disfrute de la libertad. Ideal bellísimo, pero frágil: por las condiciones de independencia, generosidad, amplia inteligencia, austera conducta y esforzada vigilancia que dicho ideal exige de quienes se entreguen a su servicio; por la natural oposición que despierta en todos los individuos y grupos privilegiados; porque las armas de discusión y persuasión que maneja, sólo muy lentamente pueden abrirse camino; y porque está expuesto a los continuos ataques de dogmáticas definiciones, o a los violentos empujes de impaciencias reformadoras, que con sus opuestos e infecundos métodos de opresión y de revolución, logran malograr los mejor dirigidos y más nobles esfuerzos…
     
    Si no de falta de intensidad, podría acusarse a nuestra obra de falta de extensión: esa falta de dilatadísima base nacional, fue lo que permitió que nuestra labor quedase truncada, es decir, privada de una parte esencial de su crecimiento. Lo que ocurrió hace justamente veintitrés años, cuando sólo contábamos la temprana edad de veintisiete. Quedó truncada, aunque en espera de mejores tiempos.
     
    Esperemos, pues, el final desarrollo de nuestra empresa. Volvamos amorosamente los ojos a nuestra Colina de los Chopos. (Por ella discurre aún el canalillo, y allí viven –me dicen– las adelfas de Juan Ramón; y se elevan muchos chopos, en recuerdo de nuestros poetas; y el pabellón de laboratorios, que trazó Flórez, sigue levantando sus nobles torres, frente al banco del duque de Alba; y en aquel rincón del claustro, sigue plantada la higuera que Marcelino –obtenido el permiso de nuestros arquitectos Domínguez y Arniches– plantó en el Auditórium, admirado por el arquitecto Lutyens; y los cuartos de Moreno Villa, Juan Ramón, García Lorca y Unamuno –por nombrar sólo a los desaparecidos—, aunque perdida su encalada austeridad, pueden aún avivar en nosotros recuerdos suyos.) Sí, volvamos allá los ojos; no lamentando una esperanza perdida, sino con ánimo confiado de que la brillante promesa se cumplirá en lo futuro.
     
    Que los residentes repartidos por el viejo y el nuevo mundo, dediquen en este año de nuestro Cincuentenario un especial recuerdo a aquella Colina, donde, con el pensamiento fijo en los mejores ejemplos de nuestra España, quisimos volver a esa tradición crítica y razonable, moderada y tolerante que estima que sólo en una atmósfera de amplia formación puede florecer la dignidad humana.

    Esa es la tradición en que creció la Residencia, y a la que se acogieron sus más ilustres colaboradores; y también cuantos supieron apreciar el profundo sentido religioso y patriótico de nuestra obra.

    La emoción liberal que nos guiaba no persiguió principios absolutos (cuya falta de confines se presta a la vaguedad de las aspiraciones y a la imprecisión de las acciones), sino que se limitó, y se limita, a restaurar las necesidades básicas humanas de libertad y de razón, las cuales sólo deben disfrutarse dentro de los límites muy exactos supuestos por la ley…”

    (“Cincuentenario de la Residencia de Estudiantes (1910-1960). Palabras del Presidente de la Residencia, D. Alberto Jiménez Fraud”. Oxford, 1960 (edición privada)).

    24/07/2017
  • ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ

    LAS PSEUDOINSTITUCIONISTAS FUNDACIÓN “GINER DE LO RÍOS”, RESIDENCIA (NO DE ESTUDIANTES) DE MADRID (CSIC-OPUS-DEI), FUNDACIÓN DEL COLEGIO “ESTUDIO” DE MADRID, Y UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID, INTEGRANTES DE LA ESPAÑA “OFICIAL”, FRANQUISTA, MONÁRQUICA Y CATÓLICA, PROMUEVEN LA “INNOVACIÓN” EDUCATIVA, NEOLIBERAL Y CAPITALISTA CON SU “MÁSTER EN INNOVACCIÓN EDUCATIVA 2017-2018”, TITULADO: “LABORATORIO DE LA NUEVA EDUCACIÓN”. TODO ELLO, CONTRARIO (OPUESTO) A LA EDUCACIÓN (PEDAGOGÍA) DE LA HISTÓRICA “INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA” (ILE) Y DEL INSTITUTO-ESCUELA, EN LAS QUE DICEN -SUPUESTAMENTE- “INSPIRARSE”. GRAN FALSEDAD Y GRAVE “TRAICIÓN” Y DAÑO (PERJUICIO) PUES A LA VERDADERA “MEMORIA HISTÓRICA” (HISTORIA) Y AL IMPORTANTE “LEGADO” (HERENCIA) INTELECTUAL (EDUCATIVA, CULTURAL, CIENTÍFICA, SOCIAL) Y ÉTICA, DE ESTAS IMPORTANTES ENTIDADES O INSTITUCIONES EDUCATIVAS LIBERALES, DEMOCRÁTICAS, REPUBLICANAS, SOCIALISTAS Y EXILIADAS.

    REIVINDICAMOS -PÚBLICAMENTE- PUES LA “RECUPERACIÓN” DEFINITIVA DE LA VERDADERA “MEMORIA HISTÓRICA” (HISTORIA) E IMPORTANTE “LEGADO” (HERENCIA) INTELECTUAL (EDUCATIVA, CULTURAL, CIENTÍFICA, SOCIAL) Y ÉTICA; Y, TAMBIÉN, EL “RESTABLECIMIENTO” (REAPERTURA), LA CONTINUIDAD, EL DESARROLLO Y EL PROGRESO DE LA HISTÓRICA “INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA” (ILE) Y DEL INSTITUTO-ESCUELA, ENTIDADES O INSTITUCIONES LIBERALES, DEMOCRÁTICAS, REPUBLICANAS, SOCIALISTAS Y EXILIADAS, PARA EL DESARROLLO, EL PROGRESO Y LA MODERNIDAD, EN LIBERTAD, DEMOCRACIA, IGUALDAD, SOLIDARIDAD, JUSTICIA SOCIAL, TOLERANCIA, LAICIDAD, ÉTICA Y PAZ, PRESENTE Y FUTURO DE ESPAÑA.

    MÁLAGA, A 23 DE JULIO DE 2017.

    ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ
    (HIJO DEL EXILIO REPUBLICANO, SOCIALISTA E “INSTITUCIONISTA” ESPAÑOL).

    23/07/2017
  • ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ

    ESPLÉNDIDO ARTÍCULO “CRÍTICO” DE DENUNCIA PÚBLICA:

    ¿QUIÉN MANDA EN LA EDUCACIÓN? POR DÑA. ROSA CAÑADELL, PUBLICADO EN “EL DIARIO DE LA EDUCACIÓN”. 

    ¡¡¡ NUESTRA ENHORABUENA Y FELICITACIONES A SU AUTORA Y AL “DIARIO” !!!

    REIVINDICAMOS TAMBIÉN: 
    /// “UNA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA (ILE) PARA EL SIGLO XXI. DEL EXILIO REPUBLICANO, SOCIALISTA E “INSTITUCIONISTA” ESPAÑOL” ///

    MÁLAGA, A 23 DE JULIO DE 2017.

    ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ
    (HIJO DEL EXILIO REPUBLICANO, SOCIALISTA E “INSTITUCIONISTA” ESPAÑOL)
    (LICENCIADO EN DERECHO POR LA UNIVERSIDAD DE GRANADA Y DOCTOR EN DERECHO, EXPROFESOR TITULAR DE HISTORIA DEL DERECHO ESPAÑOL DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD DE MÁLAGA (UMA), Y SECRETARIO JUDICIAL).

    23/07/2017
  • ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ

    “EL LEGADO PERDIDO DE LA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA”
    (ESTADO ACTUAL DE LA CUESTIÓN).

    Publicado en octubre 29, 2013 por Redacción

    La actual Residencia de Estudiantes no guarda el espíritu de la
    antigua ILE.

    Por SERGIO C. FANJUL / Periodista.

    En 1876 un grupo de catedráticosuniversitarios, encabezado por Francisco Giner de los Ríos y en el que se encontraban Gumersindo de Azcárate o Nicolás Salmerón, se apartaron de la Universidad Central de Madrid, en defensa de la libertad de cátedra, y se negaron a aceptar los dogmas religiosos, políticos o morales establecidos. Fue el origen de la Institución Libre de Enseñanza (ILE), que empezó con el objetivo de formar a los universitarios de forma científica y laica al margen del Estado, pero que acabó ocupándose de la educación desde primaria, pues había que empezar desde la raíz para formar a ciudadanos libres y demócratas, siguiendo la senda del krausismo. La influencia de los institucionistas fue decisiva en los avances sociales de su época y en el advenimiento de la “República de las Letras” (1931-1936).

    La aventura regeneracionista de la ILE acabó con la Guerra Civil y el triunfo del franquismo, pero, a partir de la Transición, su regreso vino por la vía oficial con los Gobiernos del PSOE, que volvieron a abrir la Residencia de Estudiantes, gestionada por la Fundación Giner de los Ríos. Pero muchas de las personas que durante la dictadura mantuvieron vivo el espíritu de la ILE, sobre todo descendientes de destacados institucionistas, son muy críticos con estos herederos oficiales, a quienes consideran unos impostores. Los acusan de pervertir la memoria de la ILE y de la Residencia, destruir el patrimonio de estas instituciones, restringir el acceso a los archivos a solo unos pocos privilegiados y, en definitiva, gestionar desde hace treinta años estos organismos de manera poco transparente.

    “Pseudoinstitucionistas” en un cortijo

    Si hoy en día alguien nombra la Residencia de Estudiantes lo primero que se le viene a uno a la cabeza son los tiempos heroicos de los célebres Federico García Lorca, Salvador Dalí o Luis Buñuel, convertidos en verdaderos mitos. Desde este organismo se han encargado bien de que así sea a través de numerosos eventos y exposiciones, pero algunos se quejan de que la Residencia fue mucho más.

    La Residencia fue fundada en 1910 por la Junta para la Ampliación de Estudios (que se ocupaba de promover la investigación y educación científica en España) como un complemento a la educación universitaria, siguiendo las ideas de la ILE, y llegó a ser uno de los centros neurálgicos en los que se desarrolló la llamada Edad de Plata de las ciencias y las letras españolas, época de florecimiento intelectual que podría enmarcarse entre el desastre del 1898 y el comienzo de la Guerra Civil.

    El cardiólogo Luis Calandre, que tenía estrecha relación con Santiago Ramón y Cajal, fue médico de la Residencia y de la Junta de Ampliación de Estudios. Hoy, su nieta Cristina Calandre es una de las voces más críticas con la supuesta manipulación de la actual Residencia. “Los verdaderos protagonistas de la Residencia no fueron los poetas y artistas como Lorca y compañía, que tenían apenas dieciocho años, sino los científicos, hombres ya en la treintena que estaban en la cumbre de sus carreras. En la Residencia, por ejemplo, estaban los laboratorios donde se hacían las prácticas de las clases de Ramón y Cajal, pues no había espacio suficiente en la Universidad Central”, explica.

    “Yo estudié a mi abuelo”, continúa Calandre, “y detecté en los documentos que había sido delegado de la Junta de Ampliación de Estudios durante la guerra y no aparecía en ningún estudio ni informe del CSIC. Esto llamó mi atención y fui tirando del hilo, descubrí qué paso en la guerra, qué hubo en la Residencia”. Lo que descubrió Cristina Calandre fue la existencia de un hospital de carabineros, de un refugio y de una plaga de malaria en la capital que fue combatida, con éxito, desde este hospital. “Pero esto se silencia, solo se habla de los poetas”, se queja Calandre, “y mientras tanto se ha ocultado patrimonio, como el refugio antiaéreo subterráneo que se cavó en 1937, durante la guerra, y se han talado los chopos centenarios de la colina”.

    Desde el final de la guerra la Residencia y todos los edificios de la Colina de los Chopos fueron confiscados y utilizados por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para diferentes fines. Ya bien consolidada la democracia, en 1986, siendo ministro de Cultura Javier Solana, la Residencia de Estudiantes se reconstituyó, pero a juicio de muchas personas que mantienen el espíritu de aquellos maestros, como Cristina Calandre, viene siendo regida desde entonces por “pseudoinstitucionistas”. “No tiene nada que ver con la idea original”, dice: “antes era un lugar donde los buenos estudiantes recibían becas para formarse, ahora tiene un enfoque más elitista, centrado en las exposiciones, conferencias y en albergar a los investigadores que ellos quieren. De la Residencia original dirigida por Jiménez Fraud hemos pasado a una con un patronato formado por grandes multinacionales, entre otras fundaciones, y coronada por la monarquía (Felipe de Borbón preside el patronato), cuando la esencia de la ILE era republicana”.

    Respecto a la falta de transparencia y a la dificultad para acceder a los archivos de la Residencia se pronunció el columnista y crítico literario Manuel Rodríguez Rivero en el suplemento Babelia de El País del 31 de julio de 2010, en el fragmento que se reproduce a continuación. “Además de los actos programados [para la fiesta veraniega anual], sería bueno que la conmemoración sirviera para modificar inercias y facilitar el acceso de los investigadores a los archivos de la Residencia. El nihil obstat para las solicitudes de investigar en sus fondos se hace a menudo esperar demasiado o, lo que es más grave, depende de criterios arbitrarios, lo que podría hacer pensar a los afectados que los responsables de la institución actúan como propietarios de un cortijo (tú puedes venir a cazar, tú no puedes venir a cazar). Desde hace años -que yo recuerde, desde la puesta en marcha del archivo virtual de la Edad de Plata, financiado por la Fundación Botín a finales del milenio anterior- no se hace público un catálogo actualizado (el anterior lo guardo como oro en paño) de los archivos adquiridos o depositados, ni se ha incrementado el número de documentos digitalizados al alcance del público. Y eso que se han incorporado muchos legados (originales y copias): desde los de Juan Marichal y Solita Salinas a los de Alejandro Sawa (muy goloso), Rodolfo Halffter o Bosch Gimpera. Ya sé que, tradicionalmente, las críticas a la gestión de la Resi no son bien recibidas por sus directivos. Pero, a pesar de todo, ofrezco gratis et amore un lema para (el resto) del centenario: Residencia, transparencia”.

    “La Residencia ha ido recopilando documentos de todo lo relacionado con el primer tercio del siglo XX, la Edad de Plata, incluidas cosas de mi abuelo”, explica Pilar Altamira, nieta del jurista e historiador Rafael Altamira, “pero después de tener todo y hacernos emocionarnos a muchos que entregamos nuestro archivo, no se cumplió nada de lo prometido. Se iban a hacer publicaciones, congresos, epistolarios, etc., pero luego no se ha hecho nada. Lo tienen allí solo para que accedan sus amistades y luzca en sus publicaciones”.

    Como señala en la citada columna Rodríguez Rivero, la Residencia (y otros organismos afines) lleva gobernada sin pausa desde hace casi treinta años por el mismo grupo de personas, entre los que destacan José García Velasco o Alicia Gómez Navarro, “un equipo directivo que, con una u otra cara (la anterior sigue disponiendo de habitación reservada y mando en plaza), se perpetúa contra viento y marea desde 1986”.

    El Tribunal de Cuentas detecta irregularidades

    Respecto a la gestión de la Residencia también se ha pronunciado el Tribunal de Cuentas, de lo que dio cuenta el diario La Razón el 2 de abril de este año. El Tribunal encontró irregularidades en la adjudicación de algunos de los contratos más importantes a la Fundación Giner de los Ríos, en concreto nueve contratos por valor de 806.267 euros entre 2005 y 2009. Explica el periódico que, según el informe del Tribunal, “la Giner es una fundación privada de cuyo patronato formaban parte la directora de la Residencia, el director honorario y la directora de I+D de la Residencia con la que ésta colaboraba frecuentemente. Pero, además, añade que en los citados contratos ‘la adjudicación fue directa, sin la concurrencia de otros candidatos, siendo los criterios empleados la continuidad de los trabajos a realizar y la especialización de la empresa en el ámbito de la realización de trabajos editoriales’”.

    La Fundación Giner de los Ríos, que supuestamente sigue la tradición de la ILE y publica actualmente su boletín, también es objeto de muchas críticas por la destrucción del recinto original de la Institución, en el madrileño paseo del General Martínez Campos 14, aunque la Fundación lo llama “rehabilitación y ampliación de su sede”, comenzada en 2008. “La Fundación, con García Velasco como secretario, una persona muy hábil para sacar dinero y pactar con unos y con otros, pensó en hacer aquí un vivero de fundaciones, con varias fundaciones amigas y salas de exposiciones, etc.”, explica Teresa Jiménez-Landi, otra descendiente de un ilustre institucionista y autora del libro Dos pabellones emblemáticos de la Institución Libre de Enseñanza.

    Según observa Teresa, durante las obras se han destruido parte de los jardines con patios escolares históricos, la acacia centenaria que habían mantenido los institucionalistas y dos pabellones escolares históricos del arquitecto Bernardo Giner de los Ríos, “aunque no han podido tocar la fachada de la casa de Giner de los Ríos, por la protección ministerial, pero la han reformado entera por dentro, modificando los techos y los suelos”, explica. “No se entiende cómo la Fundación Giner de los Ríos, cuya misión es proteger el legado de la Institución Libre de Enseñanza, ha llegado a destruirlo. Hoy, si te asomas a la obras, solo se ve un bosque de columnas”.

    Teresa Jiménez-Landi fue durante veintidós años documentalista de la ILE y fue despedida precisamente por criticar esas obras (ver ATLÁNTICA XXII número 1).
    Esta revista ha tratado en numerosas ocasiones de contactar con la Residencia de Estudiantes y conocer su versión de los hechos que se relatan en este reportaje, sin ningún éxito. Sus responsables de comunicación se limitan a no dar “ningún crédito” a las opiniones críticas.

    PUBLICADO EN REVISTA “ATLÁNTICA XXII”, Nº 27, JULIO DE 2013.

    23/07/2017
  • ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ

    LO ÚNICO VERDADERAMENTE IMPORTANTE: 
    EL PROGRAMA DE EDUCACIÓN (PEDAGOGÍA) DE LA HISTÓRICA “INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA” (ILE). 

    /// LA “INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA” (ILE): UNA EDUCACIÓN LIBERAL, DEMOCRÁTICA, PROGRESISTA, SOCIAL, INTERCLASISTA, ACTIVA, COEDUCATIVA, LAICA, TOLERANTE, HUMANISTA, CULTURAL, CIENTÍFICA, ESTÉTICA, ÉTICA Y PACÍFICA. “UNA VERDADERA ESCUELA DE LA VIDA, POR LA VIDA Y PARA LA VIDA”. ///

    /// La Institución Libre de Enseñanza fue fundada en 1876 por varios catedráticos y auxiliares (1) de la Universidad e Instituto, separados de sus clases a consecuencia de su protesta contra los decretos de Instrucción pública de 1875, atentatorios de la libertad de la cátedra.
     
     Creóse, y se mantiene, sin subvención alguna oficial, con el solo concurso de la iniciativa particular, mediante acciones y donativos voluntarios, a más de los ingresos de su matrícula y demás servicios.
     
    Nació y permanece completamente ajena a todo espíritu e interés de comunión religiosa, escuela filosófica o partido político; apartada de apasionamientos y discordias, de cuanto no sea, en suma, la elaboración y la práctica de sus ideales pedagógicos.
     
    La Institución se propone, ante todo, educar a sus alumnos. Para lograrlo, comienza por asentar, como base primordial, ineludible, el principio de la “reverencia máxima que al niño se debe”. Por eso precisamente no es la Institución, ni puede ser de ningún modo, una escuela de propaganda. Ajena, como se ha dicho, a todo particularismo religioso, filosófico y político, abstiénese en absoluto de perturbar la niñez y la adolescencia, anticipando en ellas la hora de las divisiones humana. ///

    MÁLAGA, A 20 DE JULIO DE 2017.

    ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ
    (HIJO DEL EXILIO REPUBLICANO, SOCIALISTA E “INSTITUCIONISTA” ESPAÑOL)
    (DOCTOR EN DERECHO, EXPROFESOR TITULAR DE HISTORIA DEL DERECHO ESPAÑOL DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD DE MÁLAGA (UMA), Y SECRETARIO JUDICIAL).

     
    PROGRAMA DE LA “INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA” (ILE), última edición publicada en el Boletín (BILE) Nº 888, de 30 de abril de 1934, págs. 87 a 94. (Reproducción completa del texto por Arturo Fernández Domínguez. Málaga, 11 de septiembre de 2014).
     
    ESTATUTOS (aprobados definitivamente por la Junta general de accionistas el día 30 de mayo de 1877, y autorizados por Real orden de 16 de agosto de 1876) publicados en el Boletín (BILE) Nº 726, de 30 de septiembre de 1920, págs. 286 a 288. (Reproducción literal del artículo).
     
     
    “Art. 15. La Institución Libre de Enseñanza es completamente ajena a todo espíritu e interés de comunión religiosa, escuela filosófica o partido político; proclamando tan sólo el principio de la libertad e inviolabilidad de la ciencia, y de la consiguiente independencia de su indagación y exposición respecto de cualquiera otra autoridad que la de la propia conciencia del profesor, único responsable de sus doctrinas.”
     
     
     

                                                               PROGRAMA
                                                                    DE LA
                                           INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA
     
                                                                   ———-

    Origen y carácter.
     
    La Institución Libre de Enseñanza fue fundada en 1876 por varios catedráticos y auxiliares (1) de la Universidad e Instituto, separados de sus clases a consecuencia de su protesta contra los decretos de Instrucción pública de 1875, atentatorios de la libertad de la cátedra.
     
    En el proyecto de creación dicen sus fundadores que obedece aquél a la necesidad de sustraer a la esfera de acción del Estado fines de la vida y órdenes de la actividad que piden una organización independiente; que la historia contemporánea muestra la dificultad de armonizar la libertad que reclaman la investigación científica y la función del profesor con la tutela que ejerce el Estado, el cual tiende, a veces, a desconocer en su origen el valor absoluto de la ciencia y la fuente pura de donde se derivan los bienes que está llamada a producir para el individuo y para la sociedad; y que dar el primer paso en el camino de la independencia en ese orden es el fin que al establecer la Institución se proponen.
     
    Creóse, y se mantiene, sin subvención alguna oficial, con el solo concurso de la iniciativa particular, mediante acciones y donativos voluntarios, a más de los ingresos de su matrícula y demás servicios.
     
    Nació y permanece completamente ajena a todo espíritu e interés de comunión religiosa, escuela filosófica o partido político; apartada de apasionamientos y discordias, de cuanto no sea, en suma, la elaboración y la práctica de sus ideales pedagógicos.
     
    En armonía con su origen, comenzó por ser un centro de estudios universitarios y de segunda enseñanza; más la experiencia puso de manifiesto bien pronto que una reforma educativa profunda no puede cimentarse sino en la escuela primaria. Inauguróse, pues, en 1878, una     escuela inspirada en las ideas y métodos que en aquella época pugnaban en otros países por informar la educación hacia nuevos derroteros, y este ensayo fue el comienzo de una serie de innovaciones con objeto de extender a la segunda enseñanza el mismo espíritu e iguales procedimientos, y de infundir en la superior, andando el tiempo, principios homogéneos con los de ambas.
     
    Así ha nacido el interés con que la Institución, al par que en su obra interna, viene ocupándose en la reforma de la educación nacional, de donde procede el influjo que, en medio de las naturales protestas y explicables prevenciones, han podido ejercer sus principios -generalizados y aun vulgares hoy ya muchos de ellos- sobre la opinión pedagógica del país y, consiguientemente, a veces, sobre el régimen de nuestra educación pública y privada.
     
    Una de las manifestaciones de la continuidad que la Institución aspira a dar a su influjo educador es la “Corporación de Antiguos Alumnos” (C. A). y uno de los medios de salvar los límites en que, por fuerza, ha de encerrarse la obra que realiza, es su BOLETÍN, órgano oficial de la Institución, y a cuyo frente figura el artículo 15 de los Estatutos, que fija claramente el carácter de esta Sociedad educadora: “La Institución Libre de Enseñanza es completamente ajena a todo espíritu e interés de comunión religiosa, escuela filosófica o partido político; proclamando tan sólo el principio de la libertad e inviolabilidad de la ciencia y de la consiguiente independencia de su indagación y exposición respecto de cualquiera otra autoridad que la de la propia conciencia del profesor, único responsable de sus doctrinas.”
     
     
    (1)Los Sres. D. Laureano Figuerola, D. Segismundo Moret, D. Eugenio Montero Ríos, D. Nicolás Salmerón, D. Gumersindo de Azcárate, D. Francisco y D. Hermenegildo Giner de los Ríos, D. Augusto González de Linares, D. Eduardo Soler, D. Laureano y D. Salvador Calderón, D. Juan A. García Labiano, D. Jacinto Messía y D. Joaquín Costa.
     
    Junta directiva.
    Presidente: D. José María Pedregal y Sánchez Calvo.
    Consiliarios: D. Adolfo G. Posada (Vicepresidente), D. Aniceto Sela, D. Antonio Vinent y Portuondo, Marqués de Palomares del Duero, D. Juan Uña, D. Bernardo Giner, D. Ricardo Rubio.
    Tesorero: D. Manuel Rodríguez Arzuaga.
    Secretario: D. Leopoldo Palacios.
     
    Junta facultativa.
    Rector: D. Manuel B. Cossío.
    Vice-Rector: D. Adolfo G. Posada.
    Director de excursiones: D. Angel do Rego.
    Director del BOLETÍN: D. Ricardo Rubio.
    Secretario: D. Pedro Blanco Suárez.
    Vocales: Todos los demás profesores.
     
     
     
    La Institución se estableció en 1876, en el piso principal del número 9 de la calle de Esparteros. En 1880 se trasladó al número 42 de la calle de las Infantas, y reside desde 1884 en el actual inmueble de su propiedad.
     
     
    Principios y orientaciones.
     
    He aquí los más importantes, aunque de escasa novedad, sin duda, para las personas familiarizadas con el movimiento de la educación contemporánea.
     
    La Institución se propone, ante todo, educar a sus alumnos. Para lograrlo, comienza por asentar, como base primordial, ineludible, el principio de la “reverencia máxima que al niño se debe”. Por eso precisamente no es la Institución, ni puede ser de ningún modo, una escuela de propaganda. Ajena, como se ha dicho, a todo particularismo religioso, filosófico y político, abstiénese en absoluto de perturbar la niñez y la adolescencia, anticipando en ellas la hora de las divisiones humanas. Tiempo queda para que venga este “reino”, y hasta para que sea “desolado”. Quiere, por el contrario, sembrar en la juventud, con la más absoluta libertad, la más austera reserva en la elaboración de sus normas de vida y el respeto más religioso para cuantas sinceras convicciones consagra la Historia.
     
    Pretende despertar el interés de sus alumnos hacia una amplia cultura general, múltiplemente orientada; procura que se asimilen aquel todo de conocimientos (humanidades) que cada época especialmente exige, para cimentar luego en ella, según les sea posible, una educación profesional de acuerdo con sus aptitudes y vocación, escogida más a conciencia de lo que es uso; tiende a prepararlos para ser en su día científicos, literatos, abogados, médicos, ingenieros, industriales…; pero sobre eso, y antes que todo eso, hombres, personas capaces de concebir un ideal, de gobernar con sustantividad su propia vida y de producirla mediante el armonioso consorcio de todas sus facultades.
     
    Para conseguirlo, quisiera la Institución que, en el cultivo del cuerpo y del alma, “nada les fuese ajeno”. Si le importa forjar el pensamiento como órgano de la investigación racional y de la ciencia, no le interesan menos la salud y la higiene el decoro personal y el vigor físico, la corrección y nobleza de hábitos y maneras; la amplitud, elevación y delicadeza del sentir; la depuración de los gustos estéticos; la humana tolerancia, la ingenua alegría, el valor sereno, la conciencia del deber, la honrada lealtad, la formación, en suma, de caracteres armónicos, dispuestos a vivir como piensan; prontos a apoderarse del ideal en dondequiera; manantiales de poesía en donde toma origen el más noble y más castizo dechado de la raza, del arte y de la literatura españoles.
     
    Trabajo intelectual sobrio e intenso, juego corporal al aire libre; larga y frecuente intimidad con la Naturaleza y con el arte; absoluta protesta, en cuanto a disciplina moral y vigilancia, contra el sistema corruptor de exámenes, de emulación, de premios y castigos, de espionaje y de toda clase de garantías exteriores; vida de relaciones familiares, de mutuo abandono y confianza entre maestros y alumnos; íntima y constante acción personal de los espíritus, son las aspiraciones ideales y prácticas a que la Institución encomienda su obra.
     
    La Institución estima que la coeducación es un principio esencial del régimen escolar, y que no hay fundamento para prohibir en la escuela la comunidad en que uno y otro sexo viven en la familia y en la sociedad. Sin desconocer los obstáculos que el hábito opone a este sistema, cree, y la experiencia lo viene confirmando, que no hay otro medio de vencerlos, sino acometer con prudencia la empresa, dondequiera que existan condiciones racionales de éxito. Juzga la coeducación uno de los resortes fundamentales para la formación del carácter moral, así como de la pureza de costumbres, y el más poderoso para acabar con la actual inferioridad positiva de la mujer, que no empezará a desaparecer hasta que aquélla se eduque, en cuanto se refiere a lo común humano, no sólo como, sino con el hombre.
     
    Mixtas han sido las escuelas en muchos pueblos de la antigüedad clásica; mixtas son hoy las rurales y las Universidades casi en todas partes, y en España, por fortuna, hasta los Institutos; coeducación existe en todos los grados de la enseñanza oficial en los Países Bajos; en casi todas las escuelas secundarias de los Estados Unidos; en muchas primarias y secundarias de Alemania, Suiza y países escandinavos, y coeducativos son los más recientes y famosos ensayos de escuelas privadas en Alemania e Inglaterra.
     
    Los principios cuya más alta expresión en la época moderna corresponde a Pestalozzi y a Fröebel, y sobre los cuales se va organizando en todas partes la educación de la primera infancia, cree la Institución que deben y pueden extenderse a todos los grados, porque en todos caben intuición, trabajo personal y creador, procedimiento socrático, método heurístico, animadores y gratos estímulos, individualidad de la acción educadora en el orden intelectual como en todos, continua, real, viva, dentro y fuera de la clase.
     
    Por lo que se refiere al programa, no existe la separación usual entre la escuela de párvulos, la primaria y la secundaria, sino que estos tres periodos constituyen uno solo y continuo: el de la educación general. Los alumnos, conforme al grado de su desarrollo, se dividen en secciones, dispuestas para que todos puedan tomar parte activa en el trabajo, y lejos de estudiar “asignaturas” aisladas, las diversas enseñanzas marchan todas paralelamente, de tal suerte, que el niño -cuando el régimen no se perturba por nuestra carencia de medios- debe aprender, en el fondo y durante todo el tiempo de su educación, las mismas cosas en las primeras secciones que en las últimas, aunque en la medida y según el carácter que a cada grado de desarrollo le corresponde. Exceptuando las lenguas clásicas, cuyo estudio piensa la Institución convendría retrasar, por creer que no deben imponerse a todos los alumnos por igual, sino sólo a aquellos que muestren inclinación por determinadas orientaciones, entran en el programa, desde el primer grado, todas las enseñanzas que constituyen la base de la cultura general de nuestro tiempo: así, la lengua materna y las vivas, las ciencias matemáticas, físico-químicas y naturales, las sociales, las filosóficas, la historia de la civilización, la geografía, la literatura, la teoría y la historia del arte, el dibujo y el modelado, la música y el canto, el trabajo manual en diversas aplicaciones…; aunque siempre -conviene repetirlo- en la medida en que la frecuente, casi continua, insuficiencia de medios lo hace posible.
     
    La Institución aspira a que sus alumnos puedan servirse pronto y ampliamente de los libros como fuente capital de cultura; pero no emplea los llamados “de texto”, ni las “lecciones de memoria” al uso, por creer que todo ello contribuye a petrificar el espíritu y a mecanizar el trabajo de clase, donde la función del maestro ha de consistir en despertar y mantener vivo el interés del niño, excitando su pensamiento, sugiriendo cuestiones y nuevos puntos de vista, enseñando a razonar con rigor y a resumir con claridad y precisión los resultados. El alumno los redacta y consigna en notas breves, tan luego como su edad se lo consiente, formando así, con su labor personal, única fructuosa, el solo texto posible, si ha de ser verdadero, esto es, original, y suyo propio; microscópico las más veces, pero sincera expresión siempre del saber alcanzado. La clase no sirve, pues, como suele entenderse, para “dar y tomar lecciones”, o sea, para comprobar lo aprendido fuera de ella, sino para enseñar y aprender a trabajar, fomentando, que no pretendiendo vanamente suprimir, el ineludible esfuerzo personal, si ha de haber obra viva, y cultivándolo reflexivamente, a fin de mejorar el resultado. Y no a otra cosa responden las tareas que los alumnos hayan de hacer también fuera de la clase, ya que nunca se encomiendan como mero aprendizaje de las usuales y estériles lecciones memoristas, sino como ejercicios que obliguen a buscar, a reflexionar, a resolver, a componer, siempre personalmente. Cuando se trata, claro está, del cultivo especial de la memoria, se procura enriquecer con trozos y motivos selectos el caudal literario del niño y su tesoro de inspiración y de goce poético. El trabajo fuera de clase, que apenas si se inicia en las primeras secciones, aumenta con moderación hasta la última, en que adquiere todo su desarrollo; pero cuidando siempre de evitar, no aquella saludable fatiga, necesaria para el recreo de las fuerzas y la plena estimación del trabajo, sino el exceso malsano, que destruye la salud, engendra el desamor hacia la escuela y agota inútilmente las energías de la inteligencia.
     
    Las excursiones escolares, elemento esencial del proceso intuitivo, forman una de las características de la Institución desde su origen. Cursos completos hay, verbigracia, los de historia del arte, que se dan, a veces, casi exclusivamente ante los monumentos y en los museos, cuyas colecciones se utilizan también para los demás estudios, sobre todo el de la historia. Y otro tanto ocurre con la industria, las ciencias naturales, las sociales, etcétera. Las vacaciones se utilizan, en la medida de lo posible, para que los alumnos salgan de excursión durante varios días. No sólo las ciudades, centros y sitios de interés próximos a Madrid, sino casi todas las regiones de España, han sido objeto, muchas de ellas repetidas veces, de excursiones más o menos largas. Algunas han llegado a Portugal y a Francia. Hay excursiones en que predomina el estudio: arte, geología, industria, etc.; en otras, el ejercicio físico y el goce de la vida rural, la marcha por el campo y la montaña; a veces, la permanencia tranquila de aquélla o a la orilla del mar, y con frecuencia, la combinación de estas finalidades. La sierra vecina, sobre todo, es visitada por los alumnos desde las primeras secciones, ya que la Institución tiene allí desde 1912 una casa refugio, construida gracias a los auxilios de D. Luis del Valle y del ex alumno don Manuel Rodríguez Arzuaga.
     
    Pero en estas excursiones, la cultura, el aumento de saber, el progreso     intelectual entran sólo como un factor, entre otros. Porque ellas ofrecen con abundancia los medios más propicios, los más seguros resortes para que el alumno pueda educarse en todas las esferas de su vida. Lo que en ellas aprende en conocimiento concreto es poca cosa si se compara con la amplitud de horizonte espiritual que nace de la varia contemplación de hombres y pueblos; con la elevación y delicadeza del sentir que en el rico espectáculo de la naturaleza y del arte se engendran; con el amor patrio a la tierra y a la raza, el cual sólo echa raíces en el alma a fuerza de abrazarse el hombre a aquéllas; con la serenidad de espíritu, la libertad de maneras, la riqueza de recursos, el dominio de sí mismo, el vigor físico y moral, que brotan del esfuerzo realizado, del obstáculo vencido, de la contrariedad sufrida, del lance y de la aventura inesperados; con el mundo, en suma, de formación social que se atesora mediante el variar de impresiones, el choque de caracteres, la estrecha solidaridad de un libre y amigable convivir de maestros y alumnos. Hasta la ausencia es siempre origen de justa estimación y de ternura y amor familiares. Por algo ha sido Ulises en la poesía dechado de múltiples humanas relaciones y de la vida armoniosa, y la Odisea, una de las fuentes más puras para la educación del hombre en todas las edades.
     
    La Institución, por último, considera indispensable a la eficacia de su obra la activa cooperación de las familias. Excepto en casos anormales, en el hogar debe vivir el niño, y a su seno volver todos los días al terminar la escuela. Esta representa para él lo que la esfera profesional y las complejas relaciones sociales para el hombre; y al igual de éste, no hay motivo para que el niño perturbe, y mucho menos suprima, sino excepcionalmente, la insustituible vida familiar, sagrado e inviolable asilo de las intimidades personales. Nada tan nocivo para la educación del niño como el manifiesto o latente desacuerdo entre su familia y la escuela. Nada, por el contrario, tan favorable como el natural y recíproco influjo de una en otra.
     
    Aporta la familia, con el medio más íntimo en que el niño se forma y con sus factores ancestrales, un elemento necesario para el cultivo de la individualidad. Y por la familia, principalmente, recibe la escuela la exigencia más espontánea y concreta de las nuevas aspiraciones sociales, obligándola así a mantener abierta, flexible, viva, en vez de languidecer petrificada en estrechas orientaciones doctrinarias. La escuela, en cambio, ofrece, sobre aquellos materiales, la acción reflexiva, el experimento que pone a prueba, que intenta sacar a luz lo ignorado, y que aspira a despertar la conciencia para la creación de la persona. Y a la familia ha de volver, para que también ella misma se eduque, la depuración de aquellas aspiraciones, los resultados prácticos de la elaboración sistemática de los principios educativos, que como su especial obra le incumbe.
     
    Establecer esta íntima relación entre escuela y familia, no sólo mediante el niño, sino directamente, es tal vez hoy el problema pedagógico-social de superior interés y novedad en los pueblos más cultos.
     
     
    Régimen escolar.
     
    La Institución quisiera continuar acentuando en su escuela aquella orientación educativa a que constantemente aspiró, y que consiste, no en aprender las cosas, sino en aprender a hacerlas. Este carácter es aplicable a todas las enseñanzas. Pero mientras en las llamadas teóricas (Lenguaje, Matemáticas, Historia, Filosofía. etc.), exige para su realización pocos medios exteriores, pues el hacer depende en ellas casi exclusivamente del ejercicio del pensar reflexivo, en las que se llaman prácticas (Dibujo, Física, Química, Ciencias Naturales, etc.), no porque lo sean más que las otras, sino porque su hacer depende en gran parte de la actividad manual, se necesitan, para aprender a hacer, muchas condiciones exteriores.
     
    La carencia de ellas, la pobreza de recursos -conviene declararlo insistentemente-, ha venido con frecuencia a limitar la obra de la Institución en esta última esfera.
     
    Siempre que es factible, realizánse por la tarde todas las enseñanzas de carácter manual, a fin de conseguir la indispensable continuidad y persistencia de los ejercicios, concentrando en la mañana las teóricas.
     
    Las clases, por la mañana, comienzan a las 9 y 15, terminan a las 12 y media. Por la tarde, la hora de entrada es a las 2 y 45, y la salida se verifica de 4 y media a 5 y media, según las secciones, y atendiendo a la elasticidad con que hay que contar siempre en los trabajos de taller y de laboratorio.
     
    La Institución encarece la puntualidad y la continuidad en la asistencia de los alumnos, en beneficio del aprovechamiento de los mismos, de la creación de hábitos de regularidad y del espíritu del deber.
     
    Las excursiones a los museos, fábricas, etcétera, suelen verificarse el sábado por la mañana. El juego organizado se realiza el miércoles por la tarde. Algunos de sus más constantes favorecedores han puesto al servicio de la Institución, en usufructo, y en un terreno de cuatro hectáreas, a 10 minutos del Hipódromo, por el tranvía de Chamartín, sitio sano y de espléndido paisaje, un campo de foot-ball, otro de tennis y un pequeño pabellón para todos los servicios necesarios. Los alumnos, por tanto, así como los antiguos alumnos, pueden disponer con entera independencia de un elemento tan importante para su educación y su recreo.
     
    La duración de las clases suele ser 45 minutos, excepto las de las primeras secciones, que son más cortas. Entre aquéllas, hay siempre un intervalo de 15 minutos, en que los alumnos salen a descansar o a jugar libremente en el jardín. En el intermedio de las clases de la mañana a las de la tarde, pueden almorzar en la Institución, bajo las condiciones que establece la Secretaría. Concluido el almuerzo, juegan en el jardín hasta que vuelven a comenzar las clases. Los domingos se verifican partidas de juegos en el campo, donde pasan la mañana, y, a veces, el día, acompañados de varios profesores.
     
    Para los alumnos de las secciones superiores, suele haber también algún curso de lección semanal, y después de las horas habituales de clase, así como sencillas audiciones musicales, con las explicaciones técnicas e históricas necesarias.
     
    El curso se divide en tres trimestres, separados por las vacaciones de Navidad (del 22 de diciembre al 6 de enero, ambos inclusive), las de primavera (del miércoles santo al de Pascua, ambos inclusive), y las del verano (julio, agosto y septiembre). Durante las vacaciones, cesan las clases regulares, pero se aprovecha este tiempo, siempre que es posible, para excursiones dentro y fuera de Madrid.
     
    En el verano, la Institución organiza, en la medida de sus recursos, alguna de las excursiones escolares largas, ya mencionadas, así como la estancia a la orilla del mar o en el campo.
     
    La imposibilidad de alterar o detener la marcha de secciones ya formadas, que deben desenvolver un mismo programa durante varios cursos, obliga a la Institución a desear que el ingreso de sus alumnos se verifique únicamente por las primeras. El ideal consistiría en que todos sus alumnos nuevos fuesen párvulos. La matrícula continúa, sin embargo, abierta en todas las secciones, admitiendo a aquellos niños que, a juicio de los profesores, y después de un periodo de prueba se hallan en situación de aprovechar las labores de clase.
     
    Los derechos mensuales de matrícula son, para las secciones de párvulos e inferiores, 25 pesetas; para las secciones superiores, 30 pesetas, y 10 más por las clases de lenguas vivas (inglés o alemán).
     
    La Institución, opuesta al régimen de internado, en el sentido que tiene entre nosotros y aun en otros países, procura ofrecer, en cambio, a los padres de fuera de Madrid, cuando recibe instancias al efecto, facilidades para que le envíen sus hijos, organizando, si le es posible, como en ocasiones lo ha hecho, la vida en familia de un corto número de alumnos en casa de algunos de sus profesores. Las personas que deseen utilizar este servicio pueden dirigirse a la Secretaría de la Institución.
     
    Aspira la Institución a no abandonar por completo a sus discípulos después de recorrido el ciclo de su educación general, y a intentar para ello modo, ya que no de darles toda una educación especial conforme a sus ideas -que para esto carece hoy de medios-, de seguir, al menos, ayudándolos, hasta donde le sea posible, con sus lecciones y consejos en la preparación para las profesiones a que se destinan y aplicando en este orden los mismos principios que en el de la educación general.
     
    Con pocos alumnos, y de una manera muy incompleta, ha podido ejercer todavía esta dirección. Aprovechan aquéllos, por ejemplo, ciertas clases de los establecimientos oficiales, pero cursan libremente sus estudios. La Institución les aconseja sobre el plan y modo como deben hacerlos, procurando suplir los vacíos que pueda ofrecer en su organización la enseñanza del Estado, ya mediante la asistencia a otras cátedras de distintos centros, ya proporcionándoles clases y trabajos especiales, organizados por la misma Institución, gracias al concurso generoso de las personas y Corporaciones privadas a quienes acude, y que le prestan sus servicios o sus medios de enseñanza, ya guiándolas, por último, en sus lecturas y estudios individuales. Se les obliga a ejercitarse en trabajos relativos a su especialidad, cada vez con mayores exigencias, conforme van adelantando en sus estudios. Y se procura, por último, que no pierdan de vista en absoluto la unidad y universalidad del saber, y sigan todos los años algún curso, ya oficial, ya privado, enteramente ajeno a aquella especialidad; alguna serie de excursiones, conferencias, manipulaciones, etcétera, v. gr., en los estudios referentes a ciencias físicas y naturales, que tanto interés despiertan hoy en la cultura general humana.
     
    Harto siente la Institución la deficiencia de sus medios de todas clases para dar cima a su obra. En ésta, únicamente le satisfacen los principios a que procura acomodarse en lo posible y la conciencia de no omitir esfuerzo alguno para mejorarla.

    23/07/2017
  • ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ

    UN “PROYECTO” GENERAL EDUCATIVO, CULTURAL, CIENTÍFICO, SOCIAL, TOLERANTE, LAICO, COEDUCATIVO, ÉTICO, DE PROGRESO Y MODERNIDAD DE LA HISTÓRICA “INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA” (ILE) -DEL EXILIO REPUBLICANO ESPAÑOL- PARA EL SIGLO XXI. 

    La histórica -liberal, democrática, republicana y socialista- “Institución Libre de Enseñanza” (ILE) del Exilio para el Siglo XXI, y las demás importantes entidades o instituciones educativas, culturales, científicas, sociales y éticas “institucionistas”, como: la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE); la Residencia de Estudiantes de Madrid, la Residencia de Señoritas; el Instituto-Escuela; las Misiones Pedagógicas, etcétera, de carácter liberal, democrático, republicano, socialista, tolerante, laico y ético, se pronuncian -públicamente- en favor de la apertura de un nuevo “proceso constituyente” democrático rupturista en España, para: la “proclamación” y el establecimiento de la Tercera República española, democrática, federal, progresista, social, educativa, cultural, científica, de progreso, modernidad, tolerancia, laicidad y ética, previa la aprobación mayoritaria del pueblo español, dueño -otra vez- de su propio destino histórico; y, también, la posterior elaboración, aprobación y promulgación de una nueva Constitución política democrática y social, inspirada y basada en la Constitución republicana española de 1931.

    Todo ello, necesario, urgente, de derecho y justicia, previamente para poder realizar finalmente: la “recuperación” definitiva de la verdadera y completa “memoria histórica” (historia) e importante “legado” (herencia) intelectual (filosófico-político, educativo, cultural, científico, social) y ético; y, también, el “restablecimiento” (reapertura), la continuidad, el desarrollo y progreso de la histórica “Institución Libre de Enseñanza” (ILE), demás entidades o instituciones “institucionistas”, la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE), la Residencia de Estudiantes de Madrid, la Residencia de Señoritas, el Instituto-Escuela, las Misiones Pedagógicas, etcétera.

    Y, en última instancia, conseguir la abolición (desaparición) de la actual España “oficial”, del régimen político “pseudodemocrático” (democracia formal) español, franquista, monárquico, católico, autoritario, conservador, inculto, incompetente, injusto, corrupto y antisocial, impuesto con gran violencia, daño, dolor, sufrimiento, mentira y engaño o estafa, a través de una Guerra Civil, una Dictadura y después de una “Transición” pseudodemocrática y su Constitución política de 1978 al pueblo español.  

    UNA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA PARA EL SIGLO XXI. Del Exilio republicano, socialista e “institucionista” español.

    El “Proyecto” general educativo, cultural, científico, social, tolerante, laico, coeducativo, ético, de progreso y modernidad de la histórica “Institución Libre de Enseñanza” (ILE) del Exilio republicano para el Siglo XXI en España comprende las fundaciones de:  

    Un Centro de Estudios e Investigación “Francisco Giner de los Ríos”, para: la “recuperación” definitiva de la verdadera y completa “memoria histórica” (historia) y del importante “legado” (herencia) intelectual (filosófico-político, educativo, cultural, científico, social) y ético, de carácter liberal, democrático, republicano y socialista; y, también, el “restablecimiento” (reapertura), la continuidad, el desarrollo y el progreso presente y futuro de las históricas “Institución Libre de Enseñanza” (ILE), Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE), Residencia de Estudiantes de Madrid, Residencia de Señoritas, Instituto-Escuela, Misiones Pedagógicas, etcétera, en la Universidad pública española. Período histórico comprendido: desde los orígenes de la “Institución Libre de Enseñanza” (ILE) hasta la Segunda República y el Exilio. Incluidos también los Colegios de enseñanza y la Universidad del Exilio republicano, socialista e “institucionista” español.
    Docencia (enseñanza); Formación (cursos, seminarios, coloquios, charlas, etc.); Investigación (tesis, ensayos, artículos, etc.); y, Divulgación (publicaciones, conferencias, exposiciones, etc.) universitarias, para el profesorado, alumnado y público en general.

    Un Colegio de Enseñanza (Educación) “Manuel B. Cossío”, en todos los niveles (infantil, primaria, secundaria, bachillerato y COU), inspirado y basado en el “humanista” -liberal, democrático, tolerante, laico, coeducativo, social y ético- “Programa” educativo (pedagógico) original (verdadero) de la histórica “Institución Libre de Enseñanza” (ILE), el Instituto-Escuela, la Segunda República y los Colegios del Exilio republicano, socialista e “institucionista” español, con la adaptación correspondiente a la realidad presente y futura. Este nuevo “Colegio” será -siempre- nuestra querida pequeña gran “República” educativa, cultural, científica, social y ética. Educación e Instrucción, instruir educando.  

    Y, también, una Residencia de Estudiantes universitarios “Alberto Jiménez Fraud” y una Residencia de Señoritas “María de Maeztu Whitney”, inspiradas en: los “Programas” educativos, culturales, científicos y sociales; y, también, en los valores intelectuales y éticos, de tolerancia y laicidad, y el “espíritu” de las históricas Residencia de Estudiantes de Madrid y Residencia de Señoritas.  

    En conclusión, un “Proyecto” general educativo, cultural, científico, social y ético, del Exilio republicano, socialista e “institucionista” español, para (finalidad) el desarrollo, el progreso, la modernidad, el bienestar y la paz social, en libertad, igualdad, fraternidad (solidaridad), democracia, justicia, tolerancia y ética de la actual y futura España. Un “nuevo florecer de España…” (F. Giner de los Ríos / A. Machado). 

    ¡¡¡ Salvemos pues (“restablecimiento” (reapertura), continuidad, desarrollo y progreso), a la verdadera, histórica, liberal, democrática, republicana, socialista, exiliada, tolerante, laica, coeducativa, social y ética “Institución Libre de Enseñanza” (ILE), y demás entidades o instituciones “institucionistas”, la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE), la Residencia de Estudiantes de Madrid, la Residencia de Señoritas, el Instituto-Escuela, las Misiones Pedagógicas, los Colegios de enseñanza y la Universidad del Exilio republicano español, etcétera!!!

    23/07/2017
  • ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ

    ESPLÉNDIDO ARTÍCULO CRÍTICO DE DENUNCIA PÚBLICA: ¿QUIÉN MANDA EN LA EDUCACIÓN? POR ROSA CAÑADELL PUBLICADO EN “EL DIARIO DE LA EDUCACIÓN”. NUESTRA ENHORABUENA Y FELICITACIONES A SU AUTORA.

    REIVINDICAMOS: “UNA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA (ILE) PARA EL SIGLO XXI. DEL EXILIO REPUBLICANO, SOCIALISTA E “INSTITUCIONISTA” ESPAÑOL” ///

    ARTURO FERNÁNDEZ DOMÍNGUEZ
    (HIJO DEL EXILIO REPUBLICANO, SOCIALISTA E “INSTITUCIONISTA” ESPAÑOL).

    23/07/2017
  • Valeriano

    Me gustaría acceder a las referencias científicas que sustentan las afirmaciones de Edumorfosis a partir del segundo punto y seguido. Parece obvio el cambio de entorno, mas, ¿sería posible ir más allá de pareceres o intuiciones?

    17/07/2017
  • Félix Pardo

    Un libro que ayuda a entender lo que está pasando en las escuelas y con la formación del profesorado, a pesar de no centrarse en la educación, es Psicopolítica del filósofo Byung-Chul Han. Aquí se analitzan los dispositivos neoliberales de dominación que hoy dia se utilizan. La finalidad es hacer de la escuela un nuevo panóptico. Sirva como ejemplo la gamificación. Contra ese modelo de optimización, eficiencia técnica i innovación hay que oponer el idiotismo socrático.

    16/07/2017
  • andr0mina

    Los “contenidos” estan en la red, pero no en forma de conocimiento, sino de información. Por lo tanto, el hecho de que exista Google no modifica en absoluto el rol del maestro. Hoy existe Google, pero hace 30 años ya teníamos bibliotecas públicas: la información no estaba disponible en un click, pero si en un espacio relativamente breve de tiempo. Lo que podían encontrar los estudiantes en las bibliotecas y en Internet se diferenciaba en algo importantísimo: en las bibliotecas los contenidos estaban seleccionados y distribuídos por saberes, mientras que en Internet se encuentran enmedio de innumerables informaciones falsas, manipuladas, accesorias o secundarias. Esto hace sencillamente que el alumno, contrariamente, necesite justamente conocimientos para poder hacer un uso crítico y productivo de la red.

    ¿Aprender en la distracción? No hacen falta comentarios. Y habría que revisar el discurso sobre la memoria, la escuela “anclada en el siglo XX, los exámenes… porque es falso y no se sostiene. No hay más que mirar las investigaciones de la psicología cognitiva o comprobar que las escuelas no son como la innovación nos las pinta: simplemente necesita pintárnoslas así para autojustificarse. Y haciéndolo menosprecian el trabajo docente y toman por idiotas a los estudiantes.

    Las plataformas privadas “no cobran” por acceder a muchos de sus recursos, como tampoco nos cobran por ver publicidad en televisión. Eso ha de resultarnos sospechoso. Y, por otro lado, no podemos vender la modernidad líquida como una sociedad ideal a la que adaptarnos, sino justamente una realidad en la que tenemos que encontrar nuevas seguridades. Y optar por metodologías sin evidencias, basadas en pseudociencia y promovidas por los grandes poderes económicos que nada tienen de altruistas, sino de depredadores, es, sinceramente, de ser ingenuos y suicidas. Pero claro, nos lo han sabido vender como moderno en un discurso maniqueísta según el cual o eres innovador o eres un maestro anticuado, carca, reaccionario y fustigador de alumnos. Y así van las cosas: como dice Cañadell, esto corre el peligro de convertirse en un gran fiasco.

    15/07/2017
  • Edumorfosis

    Las empresas, firmas privadas y organismos independientes están creando nuevas escuelas y universidades porque el Sistema Educativo se ha quedado anclado en el siglo 20. Es cierto, existe poca evidencia de que el Aprendizaje basado en Proyectos-Problemas-Fenómenos, FlipClass, Cursos MOOC y otros modelos innovadores son más efectivos que la Educación Transmisiva del Aula. Pero lo que no dicen es que todas estas modalidades fomentan pensamientos de orden superior. Las nuevas plataformas tecnológicas, medios sociales y aplicaciones móviles se están utilizando más para aprender, no para enseñar. Los nuevos enfoques pedagógicos lo que promueven es el desarrollo creativo, socializador, multimediático, transcultural y transvergente. Si ya contamos con contenidos en las redes, ¿para qué necesitamos a los educadores? Sus roles deben ser otros. De la misma manera los roles de los aprendices deben cambiar. Ellos prefieren aprender en medio del movimiento y la distracción, que en el silencio y la contemplación. Existen múltiples investigaciones que evidencian que la enseñanza del docente no genera aprendizajes. Lo que los estudiantes hacen es memorizar contenidos sin reflexionar y sin accionarlos. Por tanto, aprobar exámenes estandarizados no evidencia la existencia de aprendizaje. Aprender es mucho más que aprobar un examen o escribir una monografía sobre temas específicos. El aprendizaje se logra cuando la persona es capaz de superar sus propias limitaciones. La educación convencional no provee las herramientas para eso. Así que yo pienso anclarme en el siglo 20 pensando en la falta de evidencias sobre la efectividad de los nuevos enfoques pedagógicos del milenio. El mundo ya no se mueve bajo las certezas rígidas del mundo industrializado. Ahora nos encontramos en medio de una Modernidad Líquida en la que reina la incertidumbre, la complejidad, la ambigüedad y los futuros difusos. Yo siento el deber ministerial de cambiar mi estrategia de enseñanza para adaptarlo a los formatos de aprendizaje de los estudiantes del milenio. Los aprendices de hoy ya no son las mismas personas para quienes nuestro sistema educativo fue concebido. Ninguna empresa, compañía privada u organismo independiente me cobra por aprender en las redes. Eso lo hago de manera autónoma porque he aprendido filtrar, automatizar y pasar juicio sobre contenidos que fluyen por las redes. Es por eso que creo firmemente en que los estudiantes del milenio deben aprender a ser autónomos, auto-realizables y libre de aprender lo que más les apasiona, no lo que el sistema educativo les obliga a memorizar. El verdadero educador es aquel que se hace imprescindible… Ya es momento de desprendernos del sistema y sus viejos modelos mentales. Tenemos que comenzar a hablar de nuevas narrativas pedagógicas basadas en el aprendizaje por competencias, aprendizaje personalizado, aprendizaje hiperconectado, aprendizaje social y aprendizaje en red.

    14/07/2017

Escribe tu opinión